Autoridad municipal detuvo derrame de hotel Barceló al mar

Por Mauricio Lira Camacho
NOTICIASPV

Exceso de lodo provocó taponamiento de registro en hotel Barceló.

La autoridad municipal, supervisó luego de una denuncia ciudadana y evitó más descarga al mar.

Fuentes del gobierno municipal que encabeza el presidente municipal, Arturo Dávalos Peña, informan a este medio de comunicación que lograron detener derrame que venía haciendo el hotel Barceló directamente al mar.

Registro que tenía exceso de lodo «ese fue el problema de raíz», dijeron trabajadores del ayuntamiento.

Con relación a la denuncia hecha a este medio, acerca del Hotel Barceló, se informa que acudió una planilla de emleados, para que hicieran la revisión correspondiente, según el reporte.

Se trató del registro en donde llegan las aguas pluviales de las áreas públicas del hotel en cuestión, se taparon por un exceso de lodo, el cual están sacando y lo llevan a una planta a tratar, afortunadamente el problema fue solucionado.

Cabe destacar que no es la primera vez que a lo largo de los años, este hotel sea objeto de denuncias por algún tipo de descargas.

Es de mencionar que la semana pasada, un grupo de ciudadanos, enviaron a este medio de comunicación una queja por escrito, respecto a que de uno de los muros del hotel, habbía una descarga de agua importante hacia el mar.

El escurrimiento iba por todo el camino hacia la playa, lo que provocó más preocupación de las personas denunciantes.

Afortunadamente, publicado el caso en este medio y hecho viral en redes sociales, el gobierno municipal respondió con la aclaración de que se tomaron cartas en el asunto, hasta dar con el fondo del problema y buscar una solución, lo cual se dio horas después.

                                                         
Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!