Ninguno de sus amigos clama por Jorge Aristóteles

notisistema.com

Cuando tuvo poder, fue muy generoso con sus amigos. Ahora muerto, asesinado hace cinco meses, el 18 de diciembre del 2020 en Puerto Vallarta, ninguna voz afín, de alguien cercano a sus afectos, se ha levantado, con firmeza, para exigir al gobierno de Jalisco que encabeza Enrique Alfaro Ramírez, que aclare su muerte.

Cuando Jorge Aristóteles Sandoval Díaz llegó a la gubernatura de Jalisco para el periodo 2013-2018, dos eran sus amigos consentidos, los más cercanos a su afecto: José de Jesús Ayón López y Salvador Rizo Castelo.

Ayón López fue alcalde sustituto en Guadalajara a partir del 11 de enero del 2012, en relevo de Sandoval Díaz, cuando Jorge Aristóteles se fue a la campaña por la gubernatura de Jalisco.

Después, no hubo ningún funcionario más poderoso que Ayón López en el gabinete de su amigo Sandoval Díaz, en el cual fue nombrado secretario de Educación, presidente del Consejo de Administración del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco y presidente del Consejo de Administración del Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado, que aglutina los intereses de los principales municipios metropolitanos.

En los mismos comicios en los que Sandoval Díaz ganó la gubernatura, Rizo Castelo obtuvo el triunfo como diputado local en el Distrito 4 de Zapopan. En cuando asumió el poder, su amigo lo nombró titular de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social del Estado y tres años después, en 2015, lo hizo candidato a la presidencia municipal de Zapopan, que perdió frente al emecistas Pablo Lemus Navarro.

Cuando Jorge Aristóteles fue electo Alcalde de Guadalajara, en los comicios del 5 de julio de 2009, era presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC) David Gómez-Álvarez Pérez. Era consejero en el IEPC José Tomás Figueroa Padilla y estaba en la secretaría ejecutiva del organismo Carlos Oscar Trejo Herrera.

Cuando Jorge Aristóteles llegó a la Gubernatura de Jalisco en los comicios del domingo 1 de julio de 2012, Figueroa Padilla era presidente del IEPC; Gómez-Álvarez Pérez encabezaba ya el Observatorio Ciudadano Jalisco Cómo Vamos, surgido en 2010, y Trejo Herrera se había incorporado al equipo de Sandoval Díaz como coordinador jurídico de su campaña.

Gómez-Álvarez Pérez fue nombrado subsecretario de Planeación en el Gobierno de Jorge Aristóteles del 1 de marzo de 2013 hasta el lunes 14 de agosto de 2016 y actualmente es presunto consejero ciudadano del Comité de Participación Social del Sistema Estatal Anticorrupción del Estado de Jalisco.

Figueroa Padilla fue Consejero Electoral en IEPC de 2005 a 2010 y presidente de ese organismo de 2010 a 2013. El 28 de septiembre de 2015 se incorporó al Gobierno de Jorge Aristóteles como subsecretario de Enlace Legislativo y Concertación Social, en la Secretaría General de Gobierno, y el martes 4 de abril de 2017 su jefe lo nombró Secretario del Trabajo en la entidad.

El pasado 7 de marzo del 2021 Figueroa Padilla relevó en el Congreso de Jalisco a la legisladora priista Mariana Fernández Ramírez (actual candidata a regidora por Morena en Guadalajara) y antes de cumplir una semana en el cargo, el 13 de marzo del 2021, anunció que se incorporaba a las filas de la bancada de Movimiento Ciudadano y que volvía al abrigo del grupo con el cual hizo política desde su juventud, que en la actualidad lidera el mandatario emecista Enrique Alfaro Ramírez.

El 1 de enero de 2010, Trejo Herrera -otro de los amigos protegidos de Jorge Aristóteles-, fue nombrado secretario general del Ayuntamiento de Zapopan que encabezaba el priista Héctor Vielma Ordóñez, luego de solicitar licencia a su cargo como secretario ejecutivo del IEPC. En 2012, Trejo Herrera fue coordinador jurídico de la campaña de Jorge Aristóteles por la Gubernatura y en diciembre de 2012, cuando Sandoval Díaz ya era Gobernador electo, formó parte del equipo de transición que encabezaba Ricardo Villanueva Lomelí, para recibir la Administración estatal que entregó el panista Emilio González Márquez.

El 4 de marzo de 2013, Trejo Herrera fue nombrado subsecretario de Asuntos Jurídicos del Gobierno de Jorge Aristóteles y el 4 de noviembre del 2015 fue promovido a Procurador Social. El 28 de septiembre del 2017, con el apoyo de su amigo el gobernador, fue nombrado Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco.

Expresidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) 2001-2004, Villanueva Lomelí fue el poderoso jefe de la Oficina de la Presidencia en el Ayuntamiento de Guadalajara con su amigo Sandoval Díaz. Luego coordinó la campaña de Jorge Aristóteles para la gubernatura en el 2012 y fue designado titular de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas en el gobierno de la entidad, hasta llegar a la candidatura del PRI para la alcaldía de Guadalajara en el 2015, que perdió ante Enrique Alfaro Ramírez. El 1 de abril del 2019 Ricardo Villanueva tomó posesión como rector general de la Universidad de Guadalajara.

Desde el 29 de mayo del 2014, hasta el cierre de su administración, quien se volvió muy cercano a la confianza y los afectos del mandatario fue Roberto López Lara, quien relevó en la Secretaría General de Gobierno al entonces senador con licencia Arturo Zamora Jiménez. López Lara presumía que se había ganado el afecto personal de Jorge Aristóteles.

Era la adoración de su padre, quien en alguna ocasión soñó que hasta podría ser candidato a la Presidencia de la República. Al amparo del éxito político de Jorge Aristóteles, su senil progenitor se convirtió, de facto, entre 2013 y 2018, en el personaje más poderosos en el seno de su partido, el PRI, en las entrañas del gobierno y en la manipulación del Poder Judicial. Extraño es el silencio del exmagistrado Jorge Leonel Sandoval Figueroa que, seguramente agobiado por su profunda pena, tampoco ha salido a exigir que la muerte de su vástago sea satisfactoriamente aclarada y castigados sus asesinos.

Conmueve en estas circunstancias el clamor plañidero de las rimas del poeta español Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870): “¿Vuelve el polvo al polvo? / ¿Vuela el alma al cielo? / ¿Todo es sin espíritu, / podredumbre y cieno? / No sé; pero hay algo / que explicar no puedo, / algo que repugna / aunque es fuerza hacerlo, / el dejar tan tristes, / tan solos los muertos”.

No hay generosidad ni gratitud, tampoco nobleza, en tantos silencios. Sí, los muertos se quedan muy solos. (Por Pedro Mellado Rodríguez)

Compartir
error: ¡Atención!