“La deja como ya sabe que me gusta”: la historia detrás de la narcoestética en las novias de los sicarios

Una cirujana en Culiacán contó cómo ordenan los narcos que operen a sus amantes: «No le vaya a hacer caso a ella, que para eso le pagué'»

heraldodemexico.com.mx

“Buchonas” es el término como suelen llamarse a aquellas mujeres que tienen una figura de su cuerpo con forma de “reloj de arena”; es decir, con el busto y las caderas grandes con una cintura reducida. Además, con ese mismo mote, se les conoce a las novias de los narcotraficantes, quienes les pagan las intervenciones quirúrgicas.

Sinaloa es cuna del que fuera por muchos años el cártel del narco más poderoso y peligroso del país, la organización liderada por el “Chapo” Guzmán Loera y el “Mayo” Zambada. Ahí son varias las mujeres que acuden a las clínicas para que les practiquen cirugías plásticas.

Al respecto, la doctora Rafaela Martínez, quien preside una clínica estética en Culiacán, asegura estar saturada de reservaciones de clientes potenciales que buscan quedar dentro del círculo conocido como “narcoestética” al que pertenecen las llamadas buchonas, dijo la cirujana para la BBC.

«Una cintura más pequeña y definida… Caderas más anchas con glúteos más grandes… Y si hablamos de senos, generalmente son grandes», dice la doctora Martínez.

narco
Como «buchonas» son conocidas las novias de los narcos. Foto: Especial

Aunado a las cirugías estéticas, las buchonas complementan su silueta hiperfeminizada al usar varios artículos llamativos y de marca, entre ropa y bolsos de diseñador, relojes, joyería y otros objetos que las doten de “presencia”.

El pedido de los amantes hacia las buchonas

Al consultorio de la doctora Rafaela Martínez generalmente llegan mujeres de entre 30 y 40 años de edad; sin embargo, la galena dice que ha aumentado el interés de adolescentes, incluso menores de edad que llegan para conocer el proceso.

Algunas de las clientas de la doctora van acompañadas por sus mamás o amigas (en varios casos para estar a la moda) y otras más llegan junto con hombres, o bien solas. «Muchas veces vienen con un novio que paga por la cirugía. Tengo varios caballeros que me llaman y me dicen: ‘Oiga, doctora, le voy a enviar a una chica para que la opere‘».

«Un hombre me llamó y me dijo: ‘Va a llegar fulanita. Me la pela. Y lo hace así como ya sabe que me gustaNo le vaya a hacer caso a ella, que para eso le pagué‘», dice Martínez.

Por lo anterior, Rafaela Martínez respondió al hombre: «Pues arréglate con ella, porque dentro del quirófano, la paciente toma las decisiones», sentenció.

narco
Una cirugía estética oscila en los 6 mil 500 dólares. Foto: Especial

Martínez es consciente que la mayor parte de los pagos por las operaciones son producto del narcotráfico ya que los costos son altos, y generalmente los hacen en efectivo, donde una cirugía oscila en unos 6 mil 500 dólares, dice la galena.

Aunque recibe la indicación de los amantes que pagan por la operación, la doctora siempre toma en cuenta a la mujer: “Le digo a la paciente que está bien lo que dijo fulanito, ‘¿pero tú qué quieres?’ Les explico: ‘tu cuerpo es tuyo, no de él. Al rato ya no va a ser tu novio, pero tu cuerpo va a seguir siendo tuyo. Tú tienes que elegir lo que quieres'».

La doctora Martínez es clara al identificar qué buscan los narcos con sus amantes. «Los hombres compiten entre sí por las mujeres. Tu esposa es alguien que estará en casa cuidando a tus hijos. Las otras mujeres que tienes son más como trofeos«.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!