Taiwán es la envidia del mundo: tiene récord de 200 días sin casos locales de COVID-19

El último caso local de Taiwán se produjo el 12 de abril; no ha habido una segunda ola.

elfinanciero.com.mx

Si bien muchos países de todo el mundo están alcanzando nuevos máximos en los casos de coronavirus, Taiwán ha logrado un tipo diferente de récord: 200 días sin un caso de transmisión local.

Taiwán tiene el mejor récord de virus del mundo y alcanzó el nuevo hito el jueves, incluso cuando el patógeno explota de nuevo en Europa y Estados Unidos. El último caso local de Taiwán se produjo el 12 de abril; no ha habido una segunda ola.

¿Qué hizo bien esta isla con 23 millones de habitantes? Ha tenido 550 casos confirmados, con solo siete muertes. Los expertos dicen que cerrar las fronteras temprano y regular estrictamente los viajes ha contribuido en gran medida a combatir el virus. Otros factores incluyen el rastreo de contacto riguroso, la cuarentena impuesta por la tecnología y el uso de mascarillas universales. Además, la experiencia mortal de Taiwán con el SARS ha asustado a la gente para que obedezca.

“Taiwán es el único país importante que hasta ahora ha podido mantener eliminada la transmisión comunitaria de COVID”, dijo Peter Collignon, médico de enfermedades infecciosas y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional de Australia. Taiwán “probablemente tuvo el mejor resultado del mundo”, dijo, y es “aún más impresionante” para una economía con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Australia, con muchas personas viviendo cerca unas de otras en apartamentos.

Taiwán será una de las pocas economías que crecerá este año, y el gobierno pronosticó en agosto que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá un 1.56 por ciento en 2020.

Aún así, Taiwán aún no está fuera de peligro, ya que registró 20 casos importados en las últimas dos semanas, principalmente de países del sudeste asiático como Filipinas e Indonesia. Y otros que combatieron bien el virus inicialmente, como Singapur y Japón, luego tuvieron picos en los casos.

Lo que los países con infecciones en aumento pueden sacar de la experiencia de Taiwán es que nada funciona sin que el contacto rastree a los que hayan dado positivo en la prueba y luego los ponga en cuarentena, dijo Chen Chien-jen, ex vicepresidente de Taiwán y epidemiólogo, en una entrevista.

Además, como no es fácil hacer que las personas permanezcan en cuarentena, Taiwán ha tomado medidas para proporcionar comida y entrega de comestibles e incluso algún contacto amistoso a través de Line Bot, un robot que envía mensajes de texto y chatea. También hay un castigo: aquellos que rompan la cuarentena enfrentan multas de hasta 35 mil dólares.

Personas comen detrás de mamparas de metacrilato en un puesto de comida en el mercado nocturno de Ningxia en Taipei, Taiwán, a principios de julio.

Personas comen detrás de mamparas de metacrilato en un puesto de comida en el mercado nocturno de Ningxia en Taipei, Taiwán, a principios de julio.Bloomberg

Así es como Taiwán ha logrado este hito:

Taiwán cerró a todos los no residentes poco después de que estalló la pandemia en enero y desde entonces ha mantenido un estricto control sobre sus fronteras.

“El éxito continuo de Taiwán se debe a la estricta aplicación del control fronterizo”, dice Jason Wang, director del Centro de Política, Resultados y Prevención de la Universidad de Stanford. Eso incluye la vigilancia basada en síntomas antes de que los viajeros aborden los vuelos y el seguimiento de vallas digitales a través de señales celulares para garantizar el cumplimiento de una cuarentena de 14 días, dijo.

La decisión de almacenar y tener una distribución centralizada de cubrebocas jugó un papel clave en el éxito de Taiwán. Al comienzo de la pandemia, el gobierno almacenó todas las mascarillas de producción nacional y prohibió la exportación. En cuatro meses, las empresas aumentaron la producción de dos millones a 20 millones de unidades por día, lo que permitió a la isla racionar máscaras a los residentes de forma regular.

Taiwán tiene un rastreo de contactos de clase mundial: en promedio, vincula de 20 a 30 contactos a cada caso confirmado. En situaciones extremas, como la de un trabajador de un club de azafatas de la ciudad de Taipei que contrajo el virus, el gobierno rastreó hasta 150 contactos. Luego, todos los contactos deben someterse a una cuarentena domiciliaria de 14 días, incluso si dan negativo.

Hasta ahora, unas 340 mil personas han estado bajo cuarentena domiciliaria, y menos de mil han sido multadas por infringirla. Eso significa que el 99.7 por ciento ha cumplido, según Chen. “Sacrificamos 14 días de 340 mil personas a cambio de la vida normal de 23 millones de personas”, dijo Chen.

Las dolorosas lecciones de epidemias pasadas allanaron el camino para el éxito de Taiwán en la lucha contra el COVID. Comenzó a construir una red de respuesta a emergencias para contener enfermedades infecciosas después de su experiencia con el SARS en 2003, cuando cientos se enfermaron y al menos 73 murieron, lo que representa la tercera tasa de infección más alta del mundo. Posteriormente, Taiwán experimentó pandemias como la gripe aviar y la influenza H1N1. Como resultado, sus residentes son muy conscientes de los hábitos de lucha contra las enfermedades, como lavarse las manos y usar mascarillas.

Compartir
error: ¡Atención!