La historia de la prima de Margarita Zavala: señalada como responsable del incendio de la guardería ABC y exonerada en el sexenio de Calderón

La escritora argentina Olga Wornat habla sobre la influencia de la ex primera dama para que su familiar no tuviera que enfrentar a la justicia por la muerte de los 49 niños

infobae.com

Uno de los episodios que marcó el sexenio de Felipe Calderón como presidente de México (2006-2012) fue la tragedia de la guardería ABC, en Sonora. El 5 de junio del 2009 inició el fuego en una bodega que estaba a lado de la estancia infantil; 25 niños y 24 niñas fallecieron mientras que 106 resultaron con heridas de alta gravedad.

Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo, prima de la ex primera dama Margarita Zavala, era una de las dueñas del lugar ya que la guardería estaba subrogada a la sociedad civil privada que ella dirigía. Y aunque se confirmó que el incendio y fallecimiento de los menores fue a causa de una negligencia en el manejo de la estancia, la familiar de Zavala quedó exonerada en todo cargo enseguida ocurrió el accidente.

Esto lo recuerda la escritora argentina Olga Wornat, en el libro que recientemente publicó, ‘Felipe, el oscuro’, en el que habla sobre los seis años de la presidencia de Calderón Hinojosa en México y su declarada guerra contra el narcotráfico.

En el tercer capítulo llamado “Margarita, la socia”, la autora ahonda en la figura de Margarita Zavala, la esposa del exmandatario, haciendo hincapié en el poder que ella tenía sobre las decisiones que el entonces presidente tomaba en el manejo del país.

Entonces tocó el lamentable episodio de la tragedia de la guardería ABC, y explica como una de las personas señaladas como responsables era familiar de la ex primera dama, agregando que gracias a eso, aún está en libertad.

“A los pocos días, se reveló que Marcia Altagracia Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala, era una de las dueñas de la guardería. Tiempo después, y gracias a su ayuda, Marcia fue exonerada de toda responsabilidad judicial por la tragedia. Sin culpa ni cargo de conciencia, Margarita movió los hilos del poder judicial y su parienta quedó liberada de un crimen, el peor de todos, el más injusto. Hasta hoy, la tragedia de la guardería ABC está impune y la pareja presidencial nunca pidió perdón a los padres”, explica al respecto Olga Wornat en su libro.

Sin embargo, también explica la autora en su texto, cuando a Margarita Zavala se le preguntó por su prima, ella se limitó a contestar que no tenía la fortuna de conocerla y que lo único que sabía era que tenían una bisabuela en común.

Una respuesta que no tuvo mucha congruencia ya que antes de lo ocurrido en la guardería ABC, revistas de sociales las habían retratado juntas en eventos familiares.

Marcia, según describe Wornat, es miembra activa de la élite de la capital sonorense Hermosillo. Era socia de la estancia infantil, y antes de que ocurriera la tragedia, aparecía bastante seguido en las secciones de sociales de los periódicos de la ciudad.

No obstante, Zavala aseguraba que, sin importar de quién se tratara, se llevarían a cabo las investigaciones y acciones correspondientes contra los responsables del incendio.

En tanto, el juez federal Antonio Salido Suárez, esposo de Marcia, deslindó a Margarita Zavala y a Felipe Calderón de cualquier tipo de relación legal respecto a su esposa, quien pese a haber enfrentado cargos por homicidio debido al incendio en la guardería, actualmente se encuentra libre, “mientras que los padres de los niños muertos fueron abandonados por el Estado de la administración calderonista, y el crimen quedó impune”, reseña Wornat en su publicación.

Y es que, de la tragedia en la guardería ABC ya pasaron 11 años y la justicia no termina de caer sobre los responsables. Diversas fuentes señalan que un juez penal dictó sentencias de condena en contra de al menos 19 personas, entre los que se encuentran exfuncionarios del IMSS y trabajadores particulares. Los cargos son por delitos de homicidio y lesiones no intencionales. Mientras que las penas de cárcel van de los 14 a los 30 años.

Pero los responsables siguen libres ya que han utilizado a su favor recursos legales como juicios de amparo.

Compartir
error: ¡Atención!