Cuando Emma Coronel no le temía a la cárcel

Un día después de las audiencias del juicio contra su esposo, Joaquín El Chapo Guzmán, en Brooklyn, NY, Emma Coronel dijo no tener miedo de ir a la cárcel porque no había cometido ningún delito. Dos años después se entregó a las autoridades de EU que la acusan de conspirar para traficar droga..

proceso.com.mx

WASHINGTON.- Emma Coronel Aispuro afirmó no tener miedo de estar en la cárcel, “porque no he cometido ningún delito. Yo ya estaría presa aquí o allá si tuvieran pruebas”.

Así lo dijo cuando este reportero la entrevistó en febrero de 2019, un día después de concluidas las audiencias del juicio contra su esposo, Joaquín El Chapo Guzmán, en Brooklyn, Nueva York.

Dos años después de esa entrevista, Coronel Aispuro se entregó a las autoridades de Estados Unidos. Una “denuncia criminal” del FBI la acusa de conspiración para traficar cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana, en contubernio con el Cártel de Sinaloa.

En dicha “denuncia criminal” un testigo cooperante la incrimina. Todo indica que se trata de Dámaso López Núñez, El Licenciado, su compadre –fue padrino de bautizo de una de las gemelas que procreó con El Chapo– y uno de los exdirigentes del Cártel de Sinaloa que testificó contra Guzmán Loera durante el juicio que concluyó declarándolo culpable de narcotráfico y con una condena de cadena perpetua más 30 años de prisión.

El Licenciado fue detenido en la Ciudad de México en mayo de 2017 y extraditado a Estados Unidos en julio de 2018. Declaró que aceptó su extradición ante las amenazas de muerte que recibió de los hijos del Chapo Guzmán. Fue sentenciado a cadena perpetua, pero después de testificar contra su compadre en 2019 y ahora de inculpar a su comadre, las autoridades estadunidenses redujeron su sentencia a 14 años de prisión. Será liberado en el 2032, cuando tenga 66 años.

Cuando en febrero de 2019 este reportero le preguntó a Emma Coronel qué sintió al ver a su compadre testificar en contra del Chapo, confesó: “Decepción, tal vez decepción, y sé que tampoco la está pasando bien. Él igual está en la cárcel, alejado de su familia, tiene a su hijo en la cárcel. También siento pesar”.

“No sé qué circunstancias lo llevaron (a López Núñez) a estar ahí (en el juicio contra El Chapo), pero sé que no fue encantado de la vida. No sé qué le prometieron”, remachó Emma con su muy marcado acento norteño.

De la acusación que hizo López Núñez en la Corte en Brooklyn, en el sentido de que los hijos del Chapo lo querían matar, Emma sostuvo: “Yo no doy por cierto su testimonio”.

López Nuñez. Testimonio incriminador. Foto: David Deolarte

Entrevista condicionada

Cuando en febrero de 2019 Emma Coronel aceptó conceder una entrevista, puso una condición: que ésta se publicara únicamente en el libro de la autoría de este reportero, titulado El Juicio, crónica de la caída del Chapo, que la editorial Grijalbo pondría en circulación unos meses después.

–Emma, ¿cómo viste el juicio de tu esposo, Joaquín El Chapo Guzmán? ¿Qué te llevas?

–¿Qué me llevo? ¡Con que me lleve a Joaquín! Con que me lo llevara estaría bien…– responde entre risas.

–Sigue, sigue.

–Espérese, vamos a empezar de nuevo. Fue un chascarrillo.

Así, con bromas, la esposa del narcotraficante mexicano más famoso del mundo habló por primera vez del negocio del narco, de sus miedos, de Ismael El Mayo Zambada García, de su compadre, Dámaso López Nuñez, El Licenciado, y de los hijos de su marido, a quien se refería como “el señor”.

Coronel Aispuro comentó que en el juicio a su esposo “no se habló de nada” que ella no supiera, en referencia a episodios que en su momento provocaron escándalos en México.

En febrero de 2014 el Chapo fue capturado en Mazatlán, Sinaloa. Proceso reportó que quienes lo detuvieron fueron agentes de la DEA, de la CIA y US Marshall, y no elementos de la Marina de México. Emma lo confirmó en esa entrevista: “Estaban hablando inglés, fue tan rápido”.

–¿Le tienes confianza a los hijos de tu marido?

–¿Les tengo confianza a los hijos de mi marido? Mucha, les tengo gran aprecio, nos tenemos gran un aprecio.

–¿Y la confianza al Mayo?

–Lo respeto, lo respeto mucho.

La entrevista duró 51 minutos y se llevó a cabo en un café ubicado dentro de un hotel en Brooklyn.

Esta semana el portal digital de Proceso pondrá a disposición de sus lectores fragmentos del audio de la entrevista con Emma Coronel, ilustrados con imágenes en un videorreportaje que ayuda a entender la mentalidad de la joven esposa de 31 años del Chapo Guzmán.

Compartir
error: ¡Atención!