Basílica de Guadalupe permanecerá blindada por Covid-19

La Villa no recibirá a los fieles que año con año la visitan; blindarán los accesos al complejo mariano

heraldodemexico.com.mx

Por primera vez desde hace 489 años, la Villa de Guadalupe será blindada para impedir el acceso de peregrinos y visitantes a la Basílica, plaza mariana y recintos religiosos de todo el Tepeyac.

Y es que la Basílica de Guadalupe permanecerá cerrada del 10 al 13 de diciembre como medida sanitaria ante la pandemia por el COVID-19.

Por esa razón, autoridades civiles y católicas exhortaron a la población del país a no peregrinar hacia la plaza mariana más grande de América y la más visitada del mundo, después de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano.

En esas fechas, llegan al recinto religioso más de nueve millones fieles para celebrar a la Virgen de Guadalupe. Este año se cumplen 489 años de su aparición, volviéndose en el símbolo continental de la fe católica en México.

Para evitar las aglomeraciones se montará un operativo con policías, cortes viales, vallas metálicas y personal de la Alcaldía Gustavo A. Madero durante los días de cierre con el propósito de orientar a quienes acudan a las inmediaciones del santuario, pues no habrá acceso.

En un comunicado conjunto, el Gobierno de la Ciudad de México, la Arquidiócesis Primada de México, la Conferencia del Episcopado Mexicano, así como la Rectoría de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe dieron a conocer la decisión de cierre temporal como medida sanitaria para prevenir contagios de COVID-19.

De manera extraoficial se conoce que también habrá operativos viales en todas las entradas carreteras a la capital, pues por ahí llegan peregrinos de todas latitudes.

En tandas, grupos y familias de todas las edades y clases sociales acuden a pie, en caminatas escalondas, de rodillas, en camiones turísticos, en bicicletas, motocicletas o autos, portando miles de imágenes marianas.

Quienes mostraron preocupación son los comerciantes de la zona, quienes esperaban esos días para recuperarse de los estragos de la pandemia, pues los vendedores de las cercanías de la Basílica fueron los más afectados.

En el mensaje de la iglesia se explica que desde el siglo XVI, el Cerro del Tepeyac ha sido un punto de peregrinaje para millones de personas que han encontrado en la Virgen María de Guadalupe una protección frente a las adversidades y una fuente de inspiración en procesos sociales.

Sin embargo, se precisa que las condiciones sanitarias del país, a causa del COVID-19, no permiten en esta ocasión celebrar a la Virgen en su santuario.

Compartir
error: ¡Atención!