Zacatecas, un narcoestado, reconoce informe federal

Un informe de inteligencia encargado por el gobierno federal, y que Proceso pudo consultar, detalla cómo los cárteles de Jalisco y Sinaloa se disputan palmo a palmo el territorio zacatecano e incluso advierte sobre un próximo gran enfrentamiento.
proceso.com.mx

A despecho de lo declarado por algunas autoridades, en Zacatecas las fuerzas de seguridad son inútiles, de acuerdo con un informe de inteligencia encargado por el gobierno federal. El documento, que Proceso pudo consultar, detalla cómo los cárteles de Jalisco y Sinaloa se disputan palmo a palmo el territorio zacatecano, comprando a las autoridades, ejecutando a sus rivales y hundiendo en el terror a la población. Y peor: se prevé un inminente incremento de la violencia.

WASHINGTON (apro).– Zacatecas “se encuentra en una situación de ingobernabilidad, está dominado por criminales; es, sin duda, un narcoestado”, establece un reciente informe de inteligencia federal en poder de Proceso, en el que incluso se advierte sobre un próximo gran enfrentamiento entre cárteles.

El reporte de inteligencia elaborado por agentes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador asignados a Zacatecas, expone a detalle los males que afectan al estado por el imperio de terror y muerte que, como astilla, clavaron los narcotraficantes.

“Los constantes tiroteos, asesinatos y ejecuciones ocurren casi todos los días y se deriva de la lucha por el control territorial y de las autoridades de Zacatecas entre dos cárteles: el de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Sinaloa”, destaca el informe de inteligencia federal.

La advertencia de que se viene un “gran enfrentamiento” entre las dos organizaciones criminales con el mayor control de territorios en las 32 entidades federativas del país para el trasiego y siembra de drogas ilícitas indica: “Desde hace unas tres semanas se detectó un aumento en el robo de carros a ciudadanos del estado o viajeros que vienen del norte y van al sur del país, por parte de elementos de los dos cárteles y otros criminales ligados a ellos”.

Sigue el reporte: “Los autos robados son unidades que usan los delincuentes para enfrentar a sus rivales y para evitar dejar huellas que permitan a las autoridades federales rastrear su paradero. Creemos que el enfrentamiento entre el CJNG y el de Sinaloa podría ocurrir a finales de este mes de enero o en las primeras dos semanas de febrero”.

El diagnóstico establece que lo que buscan los narcotraficantes es, para el caso del Cártel de Sinaloa, controlar y dominar los territorios de Zacatecas que colindan con Coahuila, Durango y Nuevo León, con rutas insustituibles hacia Estados Unidos.

“El Cártel de Jalisco Nueva Generación quiere los territorios de Zacatecas que tienen frontera con Jalisco y Nayarit; controlar esas regiones le implica a la organización un mayor poder de movimiento de drogas y de sus elementos”, expone el análisis de inteligencia federal.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2360 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!