“Sostengo lo que está en el libro”: Anabel Hernández sobre sus referencias a Galilea Montijo

La periodista sustenta su trabajo en fuentes directas y ha precisado que es relevante entender el contexto, así como el fondo del fenómeno de las mujeres en el narco, aspecto central en la violencia que padece el país

Anabel Hernández, periodista de investigación en temas de narcotráfico, precisó sus referencias sobre la conductora de televisión, Galilea Montijo, quien es mencionada en su nuevo libro donde aborda una gama de mujeres involucradas en distintos niveles del mundo criminal.

Emma y las otras señoras del narco (Grijalbo, 2021) explora cómo los cabecillas de la droga han amoldado la estructura machista para violentar, abusar, presumir o convivir con aquellas parejas ocasionales, esposas, cómplices y operadoras en sus negocios ilícitos, como en su círculo social.

Al respecto de la modelo y actriz, diversos medios han desatado una polémica en torno a su presunto noviazgo con Arturo Beltrán Leyvael Barbas, quien fuera líder de la organización que lleva sus apellidos y cayó abatido por la Marina en Cuernavaca, Morelos, en 2009.

En medio de una ola de tergiversacionesAnabel Hernández indicó a Infobae México el alcance de Galilea Montijo en su pieza de investigación periodística, como alguien que ni siquiera es un personaje principal, pero es referida al igual que Ninel CondeAlicia MachadoLucha VillaSilvia Irabién o Erika Ellice Sotres Starr, conocida también por el nombre de Issabela Camil.

“Lo que he dicho de ella está en el libro, no es más, ni menos. Es lo que está en el libro, yo no voy a aumentar ni quitar una coma”, comentó en entrevista la reportera que ha indagado a los cárteles del narco en los últimos 15 años.

Emma y las otras señoras del narco es el más reciente libro de Anabel Hernández (Foto: Amazon)
Emma y las otras señoras del narco es el más reciente libro de Anabel Hernández (Foto: Amazon)

Yo me hago responsable de lo que está escrito ahí, porque no es una difamación lo que está escrito. Yo no sé lo que puedan opinar o no opinar o lo que han opinado o pueden opinar otras personas, eso no está en mi control, no puedo hacerme responsable de lo que digan otros”.

Y es que Galilea Montijo amagó ante la prensa que analizaba tomar acciones legales luego de conocer referencias preliminares y sin consultar el libro de Anabel Hernández de manera directa. Reiteró que podría tratarse de rumores y se veía afectada su imagen, su familia y relaciones en la empresa que trabaja.

¿Me molesta? Sí, ¿me pone triste?, también, porque he sido una mujer solamente de trabajo, y ya tomaré acciones legales”, dijo entre lágrimas.

La periodista explicó que el mundo de la farándula se entremezcla con los capos que acumulan riquezas y poder. En esos círculos no solo conviven actrices, cantantes o bailarinas, sino funcionarios corruptos.

De ahí que es importante entender el fondo de esos nexos en su contexto para dar cuenta de cómo una fiesta no solo es un acto de juerga, sino de puertas a la complicidad en negocios criminales que cobran la vida de decenas de miles de víctimas.

Lo mismo ha sucedido con personajes del pasado, como en la época actual. No solo es la presentadora de televisión ni tampoco ha sido la más destacada. El capítulo ocho en que es mencionada, por ejemplo, el Bombón Asesino es la referencia primordial.

Sería injusto decir que en lo que yo menciono a Galilea Montijo es un hecho aislado o que Galilea Montijo es una protagonista o la principal protagonista del libro, no lo es, pero es un personaje que se cruza en estas páginas”, añadió Anabel Hernández.

Sin embargo, hizo énfasis en su trabajo como reportera a lo largo de casi tres décadas, pues no obtuvo la información de fuentes indirectas, sino de quienes atestiguaron el vínculo con Arturo Beltrán Leyva en lo más íntimo de su vida criminal.

Lo que digo de ella lo sostengo, tendría que leerse el libro para entenderse y tengo testigos directos de los hechos. No tengo testigos de oídas, no tengo testigos de que alguien le dijo que le dijo, era una persona que estuvo directamente”, aseveró.

“Esto no es un juicio moral, ni yo soy un juez ni pretendo ni siquiera hacer una especie de Santa Inquisición, ese no es el objetivo del libro, el objetivo del libro es poder entender este fenómeno [de las mujeres en el narco]”.

Al referirle el caso de Sergio Mayer, actor y político morenista, la autora añadió que este personaje se repite en diversas fases de sus labores periodísticas.

Desde 2005 lo mencionó por sus presuntos nexos como amigo de Edgar Valdez Villarreal, la Barbie, además de supuestas corruptelas con familiares del ex presidente Vicente Fox. El ex Garibaldi no la ha demandado pese a las múltiples menciones en todo este tiempo.

Sobre su investigación, la reportera la ha definido como una crítica social y política a los círculos familiares dentro de cárteles. Quien busque en su trabajo el morbo o amarillismo, advierte, no debería leerla con esa concepción.

Anabel Hernández añadió que en la sociedad mexicana hay menos repudio hacia criminales y gracias a ello, los artistas, famosos o personajes del espectáculo, aplauden, animan eventos como juglares o se enfiestan con ellos como algo legítimo y atractivo.

También hay quienes conviven entre narcos porque piensan, apuntó la periodista, que sus vínculos no van a saberse nunca y todo se quedará entre cuatro paredes. Pero todo termina por conocerse.

Compartir
error: ¡Atención!