Reconocimientos a quienes hicieron posible que haya día de los arcos de Mismaloya

Este jueves, fue emotivo pues se llevó a cabo la ceremonia de declaratoria del 28 de julio de cada año, como el día de los Arcos de Mismaloya.

La ceremonia fue hoy en la sede del teatro al aire libre del malecón, ceremonia encabezada por el alcalde, Luis Alberto Michel Rodríguez.

Estuvieron además del presidente Michel, José Campillo, ex titular de PROFEPA; Vilma Zoraida del Grupo Guardianes de la Bahía, Ricardo Cerezo, subdirector municipal de medio ambiente, Jorge Téllez rector del CUC y el maestro Juan Luis Cifuentes.

Entre los discursos se destacaron algunos mensajes alusivos a la fecha.

Los habitantes de esta bahía (conformada por Cabo Corrientes, Puerto Vallarta, por Jalisco, y Bahía de Banderas, por Nayarit) somos afortunados de contar con un patrimonio natural declarado por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad como Extrema y alta importancia para la conservación. En pocas palabras, según la CONABIO, toda la bahía debería ser conservada.

Por fortuna para quienes vivimos aquí y para deleite de quienes nos visitan año con año, Puerto Vallarta cuenta con una impresionante montaña y sobre ella una exuberante selva tropical y con un agradable clima gran parte del año. Entre los atributos naturales, quiero resaltar una formación geológica que es imposible no darse cuenta de su majestuosidad: Los Arcos de Mismaloya.

Su formación data desde hace millones de años. Estos islotes han sido moldeados naturalmente por el martilleo del oleaje y la lluvia, el soplido del viento y el movimiento tectónico de placas; procesos que lentamente han moldeado la roca de granito como si un buen alfarero trabajara el barro. Desde donde se mire, esas enormes peñas se enmarcan desde cualquier punto de la bahía.

Originalmente en 1851 esta ciudad llevo el nombre de las “Peñas de Santa María de Guadalupe”, que posteriormente quedaría solo como “Las Peñas”. Para los primeros habitantes de aquel pueblo costero, fue una fuerte inspiración la presencia de los Arcos de Mismaloya.

Hablar de los Arcos implica revivir mitos y leyendas que se han ido pasando de generación en generación a través de nuestros ancestros. Culturalmente, nuestras raíces están ancladas en ese lugar y muchos de los habitantes de Mismaloya, Boca de Tomatlán y Quimixto se sienten identificados dentro de este cumulo de historias. Mantienen la apropiación cultural que se atesora como parte de la herencia de las generaciones pasadas, que inevitablemente terminaran cediéndolo a los futuros guardianes y portadores de la cultura oral sobre los arcos.

Consecuencia de procesos geológicos complicados, extensos y maravillosos LOS ARCOS DE MISMALOYA son parte de la riqueza de nuestro municipio, nuestro estado y el mundo entero; parte un intrincado mosaico de paisajes naturales con cualidades físicas que se han ido trazando a través del tiempo.

Las costas de acantilados pronunciados que se extienden hasta el mar y albergan, infinidad de vida de todo tamaño, color y belleza.
Testigos mudos de nuestro paso por este mundo, fuertes e inamovibles, pero a la vez frágiles; son ahora responsabilidad nuestra cuidarlos y preservarlos para las futuras generaciones.

Declarados en 1975 como Zona de Refugio para la Protección de la Flora y Fauna Marina y terrestre, que dan hogar a cientos de nuestro ecosistema.
Hoy 28 de julio de 2022, celebramos la declaración del DÍA DE LOS ARCOS DE MISMALOYA, que busca proteger, mantener, conservar y celebrar a este nuestro patrimonio natural, ícono de nuestro destino turístico.
Puerto Vallarta debe conservar sus recursos naturales por el bien de nuestro futuro.

Por Mauricio Lira Camacho
#NoticiasPV
#NoticiasPuertoVallarta
#NoticiasPVNayarit

                                                         
Compartir

Reportero. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!