La pandemia de COVID-19 y estar en casa dispara la obesidad en todo el mundo

Los cambios en el estilo de vida, tras más de dos años de pandemia por COVID-19

heraldodemexico.com.mx

Los cambios en el estilo de vida, tras más de dos años de pandemia por COVID, que implican aislamiento social, teletrabajo y homeschool, han causado una oleada de obesidad en el mundo.

Según la OMS, en Europa, 59% de los habitantes tiene sobrepeso; en los niños, se trata de uno de cada tres. Las cifras son aún más alarmantes para América, con 62.5% de la población con un alto índice de masa corporal.

El organismo de la ONU detalló que la emergencia sanitaria trajo un cambio en el consumo de alimentos y más sedentarismo, lo que se espera desencadene efectos adversos a la salud que serán difíciles de revertir.

En este sentido, se prevé una mayor demanda de atención médica para enfermedades como diabetes, cáncer y del corazón, y se teme que podría reducirse la esperanza de vida de esta generación con respecto a la anterior.

La obesidad y el sobrepeso están ahora en proporciones epidémicas; desde 1975 las cifras se triplicaron. De hecho, la OMS prevé 200 mil nuevos casos de cáncer anualmente en Europa.

La Universidad de California estudió el aumento de peso durante los primeros dos años de la pandemia en 269 personas, se detectó una ganancia significativa de éste, en promedio, al mes, la gente ganó 700 gramos.

Los CDC de EU también reportaron que la obesidad en el grupo de 2 a 19 años de edad se duplicó a raíz de la crisis sanitaria.

Por su parte, la Revista de la Sociedad Española de Cirugía de Obesidad y Metabólica, indicó que hasta 49.8% de los españoles subieron en promedio tres kilos de peso al reducir la actividad física.

Además del sedentarismo, científicos señalan que el estrés ha llevado a comer más por ansiedad.

Y es que la pandemia no sólo dejó secuelas en el físico, según la Academia Americana de psiquiatría, 61% de los estadounidenses subió de peso, pero también 67% tiene problemas de sueño y 53% vive una vida sedentaria ahora.

Para revertir la tendencia, la OMS recomienda subir los impuestos a las bebidas con alto contenido de azúcar.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!