La Malinche: cuál fue el verdadero nombre de la mujer que sirvió como traductora a Hernán Cortés

La Malinche fue una mujer indígena que sirvió a Cortés como traductora, aunque su verdadero nombre no era ese

infobae.com

Uno de los periodos más destacables de la Historia de México es sin duda el periodo de la Conquista a manos de los españoles, que eran liderados por Hernán Cortés. Y es que este episodio marcó un antes y un después en la Historia del país.

Durante la Conquista hubo varios personajes que destacaron por su participación, por ejemplo, Moctezuma, quien era tlatoani, o sea, gobernante de Tenochtitlan, la ciudad que se encontraba en un islote en medio del lago de Texcoco, y que fungía como capital del imperio mexica, cuando Cortés y sus hombres llegaron a esa ciudad.

Fue el mismo Moctezuma quien recibió a Cortés el 8 de noviembre de 1519, cuando ambos se encontraron en lo que hoy es la esquina de las calles Pino Suárez y República del Salvador, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Otro de los personajes destacados de la Conquista fue Cuauhtémoc, quien sería el último tlatoani mexica, y quien pelearía contra los españoles hasta el último momento, cuando fue capturado el 13 de agosto de 1521, hecho con el que oficialmente caería Tenochtitlan.

La Malinche fue dada a Cortés a su paso por Tabasco.  (Foto: INAH)La Malinche fue dada a Cortés a su paso por Tabasco. (Foto: INAH)

Sin embargo, hay otros nombres que destacan por su importante papel del lado español. Tal es el caso de la mujer indígena que sirvió como traductora a Cortés, que fue obsequiada a él por su paso por Tabasco. Se trata de la mujer conocida como La Malinche.

Y es que tanto las crónicas como los estudios recientes nos han enseñado que la Conquista pasó a través de la palabra: nombrar con palabras nuevas al nuevo mundo significó bautizarlo, adueñarse de él, imponer otra lengua, otra religión y otra cultura que borrara las anteriores. Así lo explica Rosa María Grillo, de la Universidad de Salermo, en Italia, en su documento El mito de un nombre: Malinche, Malinalli, Malintzin.

En el documento se explica que con el nombre con el que se conoce a la mujer, Malinche, es otra forma de encubrir la Historia y a sus protagonistas, ya que con dicho nombre no la conocían sus contemporáneos. Su verdadero nombre era Malinalli, como era conocida entre los indios. Sin embargo, los españoles la bautizaron como doña Marina, por lo que así la llamaban

Malinalli, su nombre original, significa “hierba torcida” en náhuatl, pero es también el decimosegundo signo del ciclo de 260 días, día funesto, explica el documento. “Podemos recordar también a Malinalxoch, “flor de Malinalli”, hermana de Huitzilopochtli, que fue abandonada por los mexicas por practicar brujería. Y hay también otra referencia posible: la diosa lunas, única hembra entre los hombres-estrella, que era llamada Malinal Xochtil o Malintzin”.

El verdadero nombre de La Malinche fue Malinalli. El verdadero nombre de La Malinche fue Malinalli.

Malinalli, mal llamada Malinche, era la única mujer entre hombres, justamente como la luna, respecto a los demás astros. En algún momento también fue llamada Tenépal, según el documento, que significa “hecha de cal”, es decir, “de piel clara como la luna”, o por lo menos, más clara que la piel de las demás mujeres de su raza. Esto, porque todos los cronistas españoles la describen así, con la piel clara.

Cuando fue bautizada por los españoles, se le puso el nombre de Marina, que se atribuye tal vez a una curiosa mezcla entre los nombres de los padres de Cortés, que se llamaban Martín y Cristina. Sin embargo, los indígenas siguieron llamándola Malinalli y a Cortésseñor de Malinalli, ya que señor o dueño, en náhuatl se indica con el sufijo “tzin”, de respeto. Cortés pasó así a ser llamado Malinalli-tzin, por los indígenas. A su vez, los españoles convirtieron este nombre en Malinche, cambiando el sonido dulce “tzin” por el de “che”. Así, según se explica en el documento citado, en un principio Malinche fue Cortés (el Malinche, no la Malinche).

Otra versión cuenta que Malinche fue la traducción exacta del español doña Marina: Marina más “tzin”, pero ya que los indígenas no pronunciaban la “r”, pasó a Malina-tzin, y por apócope de la primera parte, o síncopa, el resultado de la fusión fue Malintzin.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!