En la ruina y devastada queda familia de víctima de feminicidio

jornada.unam.mx

El feminicidio cambia la vida de los familiares cercanos a la víctima, pero son pocos los que reciben atención integral de las autoridades. Cuando sucede esto quedas devastada; al perseguir la justicia uno queda en la ruina, dijo María Antonieta Márquez, madre de Nadia Alejandra Muciño Márquez, asesinada por su pareja sentimental hace 13 años en el estado de México.

Ni ella ni sus tres nietos, quienes presenciaron el asesinato, recibieron algún tipo de ayuda sicológica hasta varios años después.

Los primero días, dijo, “fue espantoso, yo estaba ausente, no sé cómo explicar… No sentía nada, incluso en el entierro de mi hija no lloré. Estaba en shock”. A su esposo le afectó demasiado porque empezó a olvidar las cosas. Era un estrés muy elevado, agregó.

Por este suceso y la búsqueda de justicia para su hija –pues en un primer dictamen la muerte de Nadia fue calificada como suicidio– María Antonieta perdió su empleo. La despidieron, por lo que tuvo que trabajar por su cuenta.

Viviana, hermana de Nadia, tuvo que dejar de estudiar y trabajar, tuvo que apoyarme a cuidar a los sobrinos. Casi trabajábamos en la noche. Así pudimos sacarlos adelante.

Su esposo que tenía un taller mecánico perdió casi la totalidad de sus clientes, pues aunque es un buen mecánico no estaba concentrado en el trabajo que hacía y se lo regresaban.

Sus nietos Carlos, Uriel y Fernanda, que en aquel momento eran niños de cinco, cuatro y dos años, respectivamente, fueron testigos de la muerte de su madre a manos de su pareja.

“Lo grave era el niño de en medio, Uriel, porque él se subía a la azotea y se ponía a correr y a gritar a su madre que viniera: ‘Ven Nadia’. Y en las noches eran pesadillas constantes”.

María Antonieta dijo en entrevista que primero por su cuenta brindó a sus nietos ayuda sicológica y siquiátrica. Después, dijo que la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas les brindó terapia a los menores. Actualmente ya no la reciben: Gracias a Dios creo que está superado.

Ella hace un mes inició con terapias psicológicas. Últimamente busqué el apoyo porque tengo mucho estrés. Sobre su situación económica aclaró: Apenas empiezo a salir adelante aunque estamos sumamente endeudados.

Mónica Borrego, madre de Yang Kyung Jun Borrego, asesinada por su novio en 2014, señaló que le ofrecieron ayuda sicológica para lidiar con la frustración, el miedo y la culpa, pero desistió porque el sicólogo, dijo, nada más se quería enterar de todo y no me gustó.

Por tal razón decidió buscar por su cuenta otras medidas, como clases de yoga. Fue dos años después que aceptó de nueva cuenta el apoyo sicológico.

“Después de la muerte de mi hija, pues estás en shock, no sabes. En mi caso mi cuerpo era como si estuviera adormecido”. A lo anterior se sumó la impotencia, pues el homicidio de su hija fue calificado como suicidio y actualmente se encuentran impulsando que sea considerado feminicidio.

Las dos hermanas de Yang y su padre también han sido afectados, cada uno a su manera, refugiándose en el trabajo o en otras actividades.

Michel Salas, directora del grupo de acción por los derechos humanos y la justicia social –organización que trabaja en casos de litigio de víctimas de violencia sexual y feminicidio–, dijo que en la mayor parte de los casos la autoridad es omisa, no se les nombra ni a un asesor jurídico y mucho menos se les nombra a un sicólogo que les pueda dar contención en ese proceso tan difícil por el que están pasando.

                                                         
Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!