El amigo de AMLO y sus concesiones de Vidanta en Riviera Nayarit

* Daniel Chávez Morán, dueño del consorcio turístico Vidanta, es amigo del presidente Andrés Manuel López Obrador y ha conseguido en lo que va del sexenio la ampliación de concesiones de playas, la autorización para explotar un acuífero en un campo de golf, el permiso para que un crucero navegue por el Pacífico y licencia para la construcción de un teleférico.

POR: VERÓNICA AYALA Y VANESSA CISNEROS
Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad

La relación entre las familias López y Chávez no es reciente. El presidente Andrés Manuel López Obrador nombró desde noviembre de 2018 -poco antes del inicio de su gobierno- al hotelero Daniel Chávez Morán como parte de su consejo asesor empresarial.

“Agradezco la enorme distinción que me confiere el señor presidente”, dijo Chávez Morán en un comunicado de Vidanta difundido el 16 de noviembre de 2018. “Estoy seguro de que la cuarta transformación va a dar a nuestro querido México la seguridad y el dinamismo que requiere”, añadió el empresario.

En junio del 2020, cuando el presidente dio el banderazo del Tren Maya, uno de sus proyectos insignia, designó de forma pública al fundador de Vidanta como su representante en la supervisión del proyecto.

La cercanía del presidente con Chávez Morán es tan estrecha, que el propio López Obrador lo identifica como un amigo de largo tiempo al que estima y admira.

“Tiene desde luego amistad con nosotros, conmigo, porque conozco a Daniel desde hace mucho tiempo, porque lo estimo y lo admiro, porque de abajo llegó a ser el empresario de turismo en México más exitoso, es el que más divisas aporta con sus hoteles y viene de la Agrícola Oriental, de Iztacalco”, señaló en su conferencia mañanera del pasado 15 de marzo.

La cercanía entre ambos se ha extendido a los hijos. En febrero de 2022, el propio López Obrador reveló que su hijo mayor, José Ramón López Beltrán, trabajaba en una empresa en Houston de los hijos de Chávez Morán.

El domingo 13 de febrero, José Ramón informó en una carta pública: “Desde el año 2020 trabajo como asesor legal de desarrollo y construcción para KEI Partners, una empresa privada en Houston a través de la cual recibí mi visa de trabajo TN. Soy un ciudadano privado, y no tengo injerencia alguna en el gobierno de México. Mis ingresos provienen al cien por ciento de mi trabajo en Houston”.

Al día siguiente, el lunes 14 de febrero, López Obrador confirmó: “Lo que dio a conocer ayer José Ramón, de dónde trabaja, en efecto, es una empresa de los hijos de Daniel Chávez, que me ayuda como supervisión, honorífico, en el Tren Maya”.

KEI Partners -la empresa para la que trabaja José Ramón- desarrolla proyectos inmobiliarios de lujo en Houston.

Otra empresa de un hijo de Chávez es dueña de la marca Sweet París, que en Vidanta Nuevo Vallarta comercializa el chocolate producido en fincas de Tabasco por los hijos de AMLO.

En el mismo año en que el hijo del presidente entró a trabajar en Houston para un hijo del fundador de Vidanta, ese consorcio turístico recibió del gobierno federal diversas concesiones y nuevos permisos.

MCCI dio a conocer que en marzo del 2020 la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aprobó un dictamen ambiental para que Grupo Vidanta construyera un teleférico privado que conecta a Vidanta Nuevo Vallarta con Vidanta World, un nuevo parque de diversiones que tendrá una rueda de la fortuna, selva, parque acuático y shows del Cirque du Soleil.

Fue la dirección general de Riesgo Ambiental de la Semarnat la que aprobó la Manifestación de Impacto Ambiental para la construcción de este proyecto.

Ese mismo año Semarnat amplió una concesión para que una empresa de Grupo Vidanta utilice por 15 años más hasta 84 mil 447 metros cuadrados de playa en Bahía de Banderas, en Nayarit. Inicialmente esta concesión se otorgó en 2005.

En octubre del 2020 la Semarnat, en su delegación de Quintana Roo, autorizó un cambio de uso de suelo en terrenos forestales para un predio cercano a donde se planeó la ruta del Tren Maya, donde se construirá un centro de convenciones, estacionamientos y otras áreas en una superficie de 5.49 hectáreas.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!