Crisis periodística en EU; mueren dos rotativos por semana

jornada.com.mx

Nueva York. En Estados Unidos siguen muriendo los periódicos a razón de dos por semana, señala un informe publicado el miércoles.

Las áreas del país que se encuentran sin una fuente confiable de noticias locales tienden a ser más pobres, más viejas y menos educadas en comparación con las que tienen mejor cobertura informativa, de acuerdo con la Escuela Medill de Periodismo, Medios y Comunicaciones y Marketing Integrado de la Universidad Northwestern.

El país tenía seis mil 377 periódicos a fines de mayo, frente a los ocho mil 891 de 2005, según el informe. Si bien la pandemia de coronavirus no causó el ajuste de cuentas que algunos en la industria temían, 360 periódicos cerraron desde fines de 2019.

Se estima que 75 mil periodistas trabajaban en periódicos en 2006 y ahora son 31 mil, indica el informe de Northwestern. En tanto los ingresos anuales de los periódicos cayeron de 50 mil millones de dólares a 21 mil millones en el mismo periodo.

Los factores que impulsan el colapso del modelo publicitario de la industria no han cambiado. Fortalecer el sector de noticias digitales en los últimos años no ha sido suficiente para compensar las tendencias generales, dijo Penelope Muse Abernathy, profesora visitante en Medill y autora principal del informe.

Muchos de los sitios exclusivamente digitales se centran en temas únicos y están agrupados en o cerca de las grandes ciudades cerca del dinero filantrópico que proporciona gran parte de su financiación, según el informe.

Los “desiertos” de noticias están creciendo: el informe estimó que unos 70 millones de estadunidenses viven en un condado sin una organización local de noticias o con solo una.

Los tradicionales diarios que se imprimen y distribuyen los siete días de la semana también están disminuyendo. De acuerdo con el informe, 40 de los 100 periódicos más grandes del país publican versiones digitales al menos una vez a la semana.

                                                         
Compartir
error: ¡Atención!