Protestan por feminicidios en Sonora; exigen activar alerta de género

jornada.com.mx

Hermosillo, Son., ¡No son muertas, son asesinadas! fue el reclamo de centenares de participantes en la marcha realizada la tarde de ayer por calles del centro histórico de esta capital rumbo al Congreso local para exigir a las autoridades activar la alerta de género y crear comisiones de investigación independientes de las instituciones.

A 24 horas de que se cometieron tres feminicidios (una niña de 7 años, entre las víctimas) en la entidad defensores de los derechos de la mujer y la equidad de género, junto con cientos de ciudadanos, marcharon para exigir justicia por las asesinadas y seguridad para el resto de las sonorenses. Convocados por el colectivo feminista Pan y Rosas, Sonora, se congregaron en punto de las 17 horas (local) en las escalinatas del Museo de la Universidad de Sonora y partieron rumbo al Congreso, donde leyeron un pliego petitorio.

Fueron asesinadas en este sistema capitalista y patriarcal que pone nuestros cuerpos como carne de cañón. Impulsemos soluciones, comisiones de investigación independientes del Estado y sus instituciones, que se integren por familiares de las victimas, organizaciones feministas y de derechos humanos, expresaron las mujeres tras participar en la marcha.

Con mantas y pancartas con leyendas como: Ni una másNo más feminicidiosJusticia para Itzel y Ámbar, el contingente fue dividido por un grupo mixto donde incluyeron a los hombres para que marcharán en la retaguardia, al tiempo que cantaban y gritaban: ¡Señor, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!

Frente al Congreso de Sonora, ofrecieron un minuto de aplausos en memoria de las tres mujeres asesinadas el jueves. Nosotras las nombramos, Itzel y Ámbar; nosotras te nombramos aunque no sepamos tu nombre, refiriéndose a la mujer aún no identificada, quien fue hallada sin vida en una colonia de Hermosillo con un tiro en la cabeza.

Las manifestantes también solicitaron impulsar un movimiento amplio de mujeres que haga alianzas con estudiantes, trabajadores, pueblos originarios, diversidad sexual, migrantes y campesinos para buscar soluciones preventivas contra la violencia de género y grupos sociales vulnerables.

El pasado jueves una niña de 7 años fue localizada muerta y semienterrada en el desierto de Sonora, luego de permanecer extraviada por una semana; Ámbar Dolores, de 20 años, estudiante de la Facultad de Arquitectura, fue encontrada con signos de violencia y calcina-da en su departamento.

De igual forma, una mujer aún sin identificar fue asesinada de un balazo en la cabeza; además hubo un asalto con violencia agravada contra una mujer de 53 años, a quien golpearon con un bat.

La Fiscalía General de Justicia de Sonora confirmó los anterior y dijo que arrestó a dos presuntos culpables: el presunto asesino de Itzel y el agresor de asalto; para el caso de Ámbar y la joven universitaria aún no hay detenidos.

Compartir
error: ¡Atención!