¡Mi hijo está vivo arréglate vamos por él!», dijo emocionado el padre de Salvador Macías 

Durante casi un año varias veces lo vi llorar, varias veces lo vi enojado, varias veces lo escuché maldecir y luego pedirle a Dios encontrar a su hijo, pero también varias veces lo sentí esperanzado y luego desilusionado por la lentitud de las investigaciones, de la apatía gubernamental hasta que este sábado 15 de junio 2019 como a las 8 y media de la mañana, su voz desgarradora me llego hasta el alma cuando llamó a mi celular “¡Mi hijo está vivo, está vivo… arréglate, vamos por él!”

Ese sábado 15 de junio 2019, serían alrededor de las 8 y media de la mañana cuando estaba por desayunar antes de asistir a un evento familiar a Puerto Vallarta, Jalisco, cuando de pronto recibí la llamada de don Álvaro Macías Morales, a la cual estaba alerta, ya que dos días antes me había dicho -recibí una llamada rara, me dijeron que estuviera al tanto de mi teléfono porque recibiría una llamada y me colgaron, me quede sorprendido y preocupado, a poco me dirán donde puedo encontrar a mi hijo y quiero que estés al tanto porque quiero que me acompañes, ojala no me estén jugando conmigo- dijo y le contesté que estaría al tanto al tiempo de pensaba le dirían lo peor ya que el tiempo que había transcurrido era demasiado para que estuviera vivo, así que lo más seguro le darían alguna pista de donde encontrar el cuerpo de su hijo.

Pero sucedió lo increíble; la mañana de ese sábado contesté su llamada y lo primero que escuche fue su voz desgarradora que como un grito sollozante me dijo “¡mi hijo está vivo, está vivo, acabamos de hablar con él, arréglate, vente de inmediato, en estos momentos vamos a ir por él, está en el cuartel militar de Irapuato, por favor apúrate, te veo en el crucero de Mezcales, ya casi salimos de la casa!. Aturdida por la gran noticia solo acaté a decirle que sí, que de inmediato me iría hacia Mezcales. Deje de lado mi evento familiar y me fui hasta su casa porque en el camino me volvió a llamar para decirme que mejor me fuera hasta su casa en el Porvenir.

Ya ahí, vi que se estaban preparando con ropa para Salvador y lo necesario para ellos, salimos ya casi a las 9 y media de la mañana. En Bucerias abordó el vehículo un sobrino de don Álvaro, de nombre Ramón, quien manejaría el vehículo hasta Irapuato, sin embargo, ya para entonces, yo ya había asimilado y analizado la llamada que recibió y empecé a hacer preguntas sobre cómo había recibido dicha la llamada, me dijo que mientras su hijo le explicaba entre sollozos como había sido liberado, escuchó voces que le decían que se calmara.

Entonces le dije que podría ser una trampa como la que le hicieron un día después cuando su hijo desapareció que este le había llamado que estaba bien  y resulto que fue una llamada que el confundió con al voz de su hijo que le dijo que él se había salido solo de la cárcel y que estaba bien en otro estado que no se preocupara por lo que ese día creyó que efectivamente había sido la voz de su hijo, que trato de hablar de nuevo con él pero del teléfono que le había marcado jamás le volvieron a contestar, desde ese día ya no volvió a saber de él por lo que pensó lo habían engañado y así transcurrió casi un año.

Entonces le pedí el número telefónico del que le había marcado su hijo y no lo traía, por lo que tuvimos que regresar a su casa para sacarlo de su teléfono fijo. Desde mi celular hice una llamada y a la persona que me contestó le pregunte si era ahí el cuartel militar de Irapuato, me dijo que sí, entonces le pregunte si de ahí había llamado a Bahía de Banderas una persona de nombre Salvador Macías, desaparecida desde hace un año, de inmediato me dijo que sí, que en ese momento estaba haciendo el reporte, pero que ya no estaba ahí que una patrulla de la policía municipal se lo había llevado a la agencia del ministerio público, le pedí el numero de la patrulla y me dijo que era la 9540. Luego llamé al numero de emergencia que él me dio para llamar a Seguridad Pública para saber a que agencia se lo habían llevado. Me dijeron que estaba llamando al Sistema de Emergencias de Irapuato con la operadora 2 del turno B. Me pidió datos generales de la desaparición de Salvador, así como los nombres de sus padres y me dio el numero de barandilla de Seguridad Pública de este municipio.

Sin embargo, tarde en comunicarme a Seguridad Pública pero como a los 15 minutos, la operadora me regreso la llamada y me informó que Salvador Macías, había sido trasladado a la agencia 1 de la Fiscalía, que ya estaba siendo atendido con médico y psicólogo que nos preocupáramos que manejáramos con cuidado que todo estaba bien, dentro de lo que cabe, con Salvador Macías.

Entonces, le dije a Álvaro, que no debíamos irnos sin avisar al abogado de la Fiscalía General de Nayarit que lleva el juicio, le marque a su celular, le di la buena noticia, le informe los datos recabados y nos pidió que fuéramos directamente a la Fiscalía mientras él corroboraría de manera oficial todos los datos que le había dado.

Cuando llegamos a la Fiscalía, ya como a las dos y media de la tarde, se nos informó en el área de Personas Desaparecidas, que no era necesario que fuéramos hasta Irapuato, que el abogado traería a Salvador hasta Tepic. Con mucha inquietud, los papás de Salvador aceptaron y nos quedamos a dormir a Tepic ya se calculaba que ellos llegarían de Irapuato como a las 5 o 6 de la mañana.

Sin embargo, a las 10 de la noche hora del pacifico de ese sábado, nos llamaron de la Fiscalía de Nayarit para indicarnos que en ese momento debíamos trasladarnos a la agencia 1 de la Fiscalía con sede en Irapuato porque a Salvador solo se le entregaría a su familia. Llegamos alrededor de las 6 de la mañana del domingo 16 de junio Día del Padre hora del centro y ahí fuimos atendidos por la agente del ministerio público licenciada, Claudia Mayra Aguirre Ibarra, quien pidió unos minutos de espera para entregar a sus papás a Salvador Macías que para esa hora estaba dormido.

Ya en la sala de espera del lugar, de pronto irrumpió Salvador y se abalanzo hacia sus padres, los tres empezaron a llorar mientras se abrazaban sin despegarse, luego le pidió a su papa su cachucha, se la puso rápidamente y sin mirarnos a mí y a su primo Ramón, jalo a sus padres hacia un cubículo donde estuvieron solos por algunos minutos. Luego salieron del lugar y se dirigió Salvador hacia mi persona, me abrazó y agradeció que estuviera al lado de sus padres todo este tiempo, luego abrazo a su primo y también le dio las gracias.

Por supuesto, no grabe ni tome fotografías de estos momentos tan íntimos, tan dolorosos y a la vez tan llenos de alegría, Ramón y yo observamos con respeto y discreción el emotivo encuentro de padres e hijo.

Al personal de la Fiscalía de Nayarit que estaba esperando para el traslado de Salvador Macías, se les informó que no se haría entrega a ellos, por lo que finalmente, Salvador viajó con nosotros hasta Bahía de Banderas, Nayarit en donde este miércoles 19 de junio 2019, su abogado tomó su declaración en el Centro de Justicia de la Mujer con sede en este municipio en virtud del estado de salud de Salvador Macías derivado de su cautiverio por casi un año.

Cabe mencionar que la carpeta de investigación que se abrió en la Fiscalía General de Guanajuato, donde Salvador Macías narra lo que le ocurrió desde el día de su arresto, como fue sustraído de la cárcel hasta su liberación, se entregaría a la Fiscalía General de Nayarit este lunes 17 de junio, sin embargo, la carpeta no llego, Álvaro Macías, llamó a dicha Fiscalía donde se le informó que por indicaciones superiores dicha carpeta se entregaría hasta dentro de dos semanas más o menos.

Antecedentes

Hace un año, el sábado 30 de junio 2018, poco antes de las 9 de la mañana, recibí una llamada de parte del licenciado, Poli Castillo. Yo sabía que un día antes, Salvador Macías Valdez, había sido detenido, la noticia levantó revuelo en Bahía de Banderas, Nayarit, ya que se supo que  había sido arrestado por ebrio y escandaloso, sin embargo, también se dijo en la red social de Facebook, que había intentado violar a la hija “niña” (que después se supo tenía 22 años de edad) de un funcionario municipal que fungía como Coordinador de Asesores Jurídicos el cual dio la voz de alarma al gobierno municipal para que lo detuvieran, fue así como se movilizó la fuerza policiaca del municipio hasta que lo encontraron, no estaba huyendo,  estaba estacionado en la tienda de un OXXO chateando con el ofendido explicándole lo sucedido con su hija y pidiéndole disculpa si él creía que lo había ofendido y que se calmara, y como respuesta le decía el ofendido que se arrepentiría de lo que había hecho, palabras más, palabras menos, mismas que quedaron registradas en el chat de WathsApp de Salvador Macías, fue en ese momento cuando le llegaron un par de policías municipales que con artimañas lograron detenerlo y subirlo a la patrulla.

Le preguntaron primero si portaba arma ya que lo había denunciado como portador de arma, el les dijo que no, revisaron su vehículo y efectivamente no había arma alguna. Luego le dijeron que había protagonizado un escándalo, que andaba ebrio y que se lo llevarían detenido, el hecho es que lo internaron en la cárcel preventiva de Valle de Banderas alrededor de las 3 de la tarde de ese viernes 29 de junio 2018.

Tanto el  abogado Apolinar Castillo como el abogado, Adán Esparza, al darse cuenta de su detención se apersonaron en barandilla esa tarde noche para conocer su situación jurídica y ahí el comandante de guardia les dijo a ambos, por separado, que estaba detenido por falta administrativa y que con una multa saldría en libertad, sin embargo, más tarde recibieron ordenes de no dejarlo en libertad, el asesor jurídico de la cárcel preventiva les informó que por órdenes superiores no lo dejaría en libertad ante la inconformidad de ambos abogados y reconociendo el abogado de la cárcel que eso era ilegal pero que eran ordenes superiores y nada podía hacer al respecto.

Ante esta situación totalmente ilegal, el abogado, Poli Castillo, pidió la intervenciòn de la Comisión de Derechos Humanos Municipal, para que verificara el estado de salud y el trato que se le había dado en la cárcel, de esto se hizo un reporte, pero también ya se le había realizado un examen de alcoholemia que a la postre resulto negativo, no estaba en estado de ebriedad.

Más noche, recibió Salvador Macías, a un comandante de la Policía Investigadora y es que le querían aplicar una orden de aprehensión por presunto abandono de menores o de falta de manutención de uno de sus hijos, pero esa orden no la traían a la mano y supuestamente se le había dejado preso con esta intensión ya que, argumentaron en aquel entonces, no tenían servicio de la Plataforma México, para revisar si efectivamente estaba registrado como tal por lo que tenían que esperar hasta otro día, lo cual también era totalmente ilegal ya que al ser detenida cualquier persona si tiene orden de aprehensión se debe poner a disposición del Ministerio Público de manera inmediata, pero este no fue el caso.

Lo que se buscaba por parte del supuesto ofendido era mantenerlo en la cárcel y después ponerlo a disposición del Ministerio Público por dicha orden de aprensión o la denuncia penal que la hija del funcionario municipal ya había interpuesto contra él por orden de su papá, lo que no sucedió en esa noche y tampoco al día siguiente ya que, en la madrugada del sábado 30 de junio 2018, Salvador Macías Valdez, desapareció de la cárcel pública, hechos que se registraron entre las 2 y 4 de la mañana según refirió el custodio y el comandante de guardia.

A partir de ese día se despertaron versiones diversas de lo que había sucedido; que se había salido solo, que él aprovecho su amistad con los policías, ya que había sido regidor durante el trienio 2005/2008 motivo por el cual se le dio la confianza y este escapo de la cárcel ya que tenía miedo de que le ejecutaran tal orden de aprehensión, señalamientos públicos que se contradecían con las opiniones diversas de que había sido sustraído de la cárcel, entregado por los policías de guardia a personas ajenas, esta última versión se fue consolidando durante el día del sábado cuando se vio un video de cámara de seguridad de un comercio ubicado en contra esquina de esta cárcel que al ser revisado se observó un vehículo sospechoso que llego al portón del estacionamiento entre las 2 y las 4 de la mañana y se fue del lugar a alta velocidad, video que es una de las pruebas que posteriormente se presentó ante la autoridad correspondiente como prueba de ese supuesto.

Ese día, sábado 30 de junio 2018, cuando recibí la llamada del abogado, Apolinar Castillo, antes de las 9 de la mañana, me pidió si podía ir a la cárcel porque al parecer Salvador Macías, no estaba en la cárcel y ahí estaba su papá pidiendo verlo y se lo negaban.

De inmediato arribé al lugar en Valle de Banderas, entrevisté al señor, Álvaro Macías, padre de Salvador y este manifestó que se le había dicho que a su hijo se le había liberado en la madrugada, lo que no creyó ya que su hijo no había llegado a su casa, fue así como empezaron las contradicciones entre los servidores públicos.

Don Álvaro insistía en que el director de Seguridad Pública saliera de las instalaciones para que de manera directa le dijera que había pasado con su hijo, pero este funcionario que había llegado desde las 7 de la mañana no salió a atenderlo. Poco después de las 10 de la mañana sin tener una respuesta a su justa petición de ser atendido por el director de Seguridad Pública, y como a esa hora ya se había corrido la voz de que no lo habían liberado como trataron de hacerlo creer, se empezó a dar la versión de que había escapado de la cárcel.

Ante esta situación tan irregular ya que ninguna patrulla se movilizó para buscarlo, sino al contrario, sospechosamente se concentró al personal de la cárcel en el patio  según comentaban de manera extraoficial los policías, don Álvaro Macías, decidió interponer una denuncia penal por desaparición forzada de persona ya cerca de las doce del día y fue a esa misma hora cuando en el Ministerio Público de Valle de Banderas, estando él ahí para presentar su denuncia, llego el director de Seguridad Pública para interponer una denuncia contra Salvador Macías, por fuga de reo.

Aproveche para entrevistarlo y fue así como informó que Salvador se había fugado. Que fue detenido por ebrio y escandaloso y nos mostro el parte policiaco donde efectivamente así fue registrada su entrada a la cárcel preventiva. Cabe mencionar que el director no se dignó a hablar con don Álvaro Macías y su esposa, Socorro Valdez, ni siquiera los miró, los ignoró por completo.

Así empezó la pesadilla para los padres de Salvador Macías, que, durante casi un año, faltaron 15 días para cumplirlo desde su desaparición, tuvieron que lidiar con desinformación de los hechos, con comentarios hirientes contra ellos y su hijo, así como difamatorios para descalificarlos como víctimas de dicho delito y los juicios y amparos que tuvieron que interponer en busca de justicia para vida de que se agilizaran las investigaciones hasta que, a casi un año de la desaparición de su hijo, un juez, vía amparo indirecto, ordenó que se procediera a dictar sentencia a los únicos detenidos por la comisión de este delito que en audiencias se acredito como tal de resultar culpables o inocentes.

A raíz de su denuncia el 30 de junio 2018, las ordenes de aprehensión  se dictaron en el mes de agosto de ese mismo año, fue así como fueron internados temporalmente mientras se investigaban los hechos en la cárcel estatal, tanto el director de Seguridad Pública, como el comandante de guardia y un custodio, así como el coordinador de asesores jurídicos, este último logro su libertad mediante un amparo, pero en la apelación de esta liberación que don Álvaro interpuso, esta salió a favor de don Álvaro hace apenas como un mes, lo que lo regresaría a prisión, sin embargo, el ex coordinación de asesores jurídicos interpuso un recurso de revisión el cual se esta en espera de conocer el resolutivo.

Con otro amparo ganado por don Álvaro para obligar a que se sentenciara con lo ya investigado durante este tiempo que inicialmente sería en 6 meses, pero que se prolongó por la serie de amparos interpuesto por ambas partes y por la lentitud de los tribunales para resolver dichos amparos, finalmente la Fiscalía fue obligada a pedir la audiencia intermedia en la cual se formularía la acusación y de manera casi inmediata, alrededor de una semana o dos, de no haber sentencia alterna, se pasaría al enjuiciamiento mediante juicio oral donde se daría la sentencia de resultar culpables o inocentes los inculpados.

El anuncio de la fecha de esta audiencia intermedia trajo como consecuencia la aparición de Salvador Macías Valdez. Y es que, aunque el delito se acreditó apareciera vivo o muerto o sin saber del paradero de Salvador Macías Valdez, su presencia física impactará quizá en las sentencias y podrían ya no ser lo mismo que establece la ley en la materia que son de 40 a 60 de años de prisión de resultar culpables.

La aparición de Salvador Macías también levantó revuelo en la red social del Facebook el pasado sábado 15 de junio 2019 desde el momento en que Noticias Puerto Vallarta, lo dio a conocer esa mañana con comentarios lesivos en su contra en el sentido de acusar a Salvador Macías de haber sido él quien fraguo su salida de la cárcel, que nunca estuvo en cautiverio como el declaró en el momento en que fue entrevistado por este medio de comunicación al otro día de su aparición en la ciudad donde lo tiraron desde un vehículo en el municipio de Irapuato, Guanajuato, según declaró en la agencia 1 del Ministerio Público de la Fiscalía General de Guanajuato con sede en Irapuato. Pero también hubo innumerables comentarios a favor de que se encontrara con vida, así como felicitando a sus padres por tener de nuevo a su hijo con ellos.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!