Margarita critica a Peña, el presidente exhibe a Calderón y… Felipe guarda silencio

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La insólita acusación en cadena nacional del presidente Enrique Peña Nieto a su antecesor, Felipe Calderón, de “regalar” en su sexenio un billón de pesos en gasolinas fue precedida de una dura crítica de la esposa de éste, Margarita Zavala, al actual gobierno que, afirmó, hace “todo mal: el precio de la gasolina, la corrupción, la mentira”.

Zavala, confesa aspirante a la Presidencia de la República como candidata del Partido Acción Nacional (PAN) o por la vía “independiente”, publicó en El Universal, el lunes 2, un artículo titulado precisamente “Todo mal: el precio de la gasolina, la corrupción, la mentira”, lo que representa la primera crítica directa a Peña, luego de emitir generalizaciones sobre el gobierno.

Sin embargo, hasta las 13 horas de este viernes, Calderón no había emitido ninguna opinión sobre la acusación de Peña y usó su cuenta de Twitter para retuitear un mensaje de su esposa sobre Peña –“debemos exigirle a @EPN un plan inmediato para frenar los abusos de su gobierno”– y difundir su artículo de El Universal.

En éste la mujer de Calderón recordó que Peña prometió como candidato no subir los precios de las gasolinas, pero se incrementaron apenas inició su sexenio, y añadió:

“Después ligó indebidamente el precio de la gasolina con la reforma energética y lo hizo cuando prometió que se acabarían los ‘gasolinazos’. Pero de ‘regalo’ de Navidad nos receta un aumento de 20% de un día para otro. Y se sorprenden por la reacción de indignación que han desatado. Lo que la gente ya no aguanta es la mentira, la corrupción y la hipocresía con la que se conducen”.

Ayer, para justificar el aumento de 20% en el precio de las gasolinas y el diésel a partir del 1 de enero –y que tendrán otro aumento de 8% en febrero–, Peña Nieto afirmó que esto se debe a que Calderón “regaló” un millón de millones de pesos para subsidiar a las gasolinas.

“Tan sólo en el sexenio anterior, se perdieron casi un billón de pesos, es decir, un millón de millones subsidiando la gasolina. Y digo que se perdieron porque literalmente fue dinero que se quemó regalando gasolina, en lugar de invertir en cosas más productivas como sistemas de transporte público, escuelas, universidades y hospitales”, acusó Peña anoche en cadena nacional.

En su artículo del diario El Universal, Zavala defendió a su marido y negó que haya sido el inventor de los “gasolinazos”:

“Una gran mentira que nos van a repetir mil veces para justificar su abuso es que ‘en el gobierno de Calderón pasó lo mismo’. Para empezar, en los gobiernos del PAN no se utilizó el precio de la gasolina para fines recaudatorios. Y hay una enorme diferencia: en ese entonces, la gasolina que se compraba a Estados Unidos costaba 11 pesos y se vendía a siete pesos el litro. Había un subsidio por más de 200 mil millones de pesos al año que tenía que corregirse, lo que se hizo gradualmente.

“En el gobierno de Peña Nieto el gobierno compra la gasolina a 11 pesos y la venderá hasta en 20 pesos el litro. Ya no hay subsidio que corregir. El gobierno ahora ganará dinero con la venta de gasolina. El gobierno está haciendo negocio con nuestros propios recursos”.

Enseguida, acusó: “Es claro que hay un problema de finanzas públicas generado en el gobierno de Peña Nieto. Este gobierno del PRI encontró un mecanismo para una recaudación extraordinaria que sólo ha servido para gasto corriente y que ha sido mucho y muy mal gastado. Subieron salarios a la alta burocracia, aumentaron las plazas para compadres y amigos, se dieron jugosos contratos a empresas del Estado de México. Y de Pemex, ni hablar: en lugar de racionalizar el gasto y dirigirlo a producir más gasolinas, se han gastado millones de dólares por ejemplo en comprar plantas quebradas de fertilizantes o aviones ejecutivos. ¿Quién está rindiendo cuentas por toda esa irresponsabilidad corrupta en el manejo de Pemex?”

Zavala negó en su artículo que haya beneficios con los recursos recaudados por el gobierno, acusó a Peña de cancelar la construcción de la refinería en Hidalgo y negó que las protestas inhiban la inversión privada.

“Algunos dicen que el caos que pueden ocasionar las protestas no van ayudar a las inversiones que se necesitan, por ejemplo para nuevas refinerías, pero, ¿qué no cancelaron una? Lo que obstaculiza la inversión no son las protestas sino la enorme corrupción que han querido trasladarla sólo a los gobernadores. ¿Y qué hay de la corrupción a gran escala del gobierno federal? ¿Podemos creerles que las licitaciones ya no las van a ganar los amigos y compadres de siempre? Nada se va a decir del desorden de Pemex”.

En la parte final de su artículo, Zavala también se lanza contra Andrés Manuel López Obrador, aspirante presidencial de Morena:

“Le bajó unos días a su tono de odio. Pero no deja de ser quien es. AMLO salió en un video, culpando a la reforma energética y a los aumentos de gasolina. Habla de ’oportunismo’ y de ‘hipocresía’ y da nombres de panistas. Sus propias palabras pueden ser utilizadas para evitar su padecimiento de ‘amnesia’, sería bueno también ‘refrescarle la memoria’, ya que cuando era un distinguido priista él consentía los aumentos a la gasolina de 850% de López Portillo y de 2,300% de Miguel de la Madrid –y todos los presidentes emanados del PRI siguieron subiendo las gasolinas–. Una vez más nos dice que unos no tenemos su permiso para indignarnos únicamente porque no estamos con él. Él decide quién puede opinar y quién no, quién puede sentir y quién no”.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!