La terminación del tratado comercial impactará a las compañías de logística

jornada.unam.mx

La posible salida de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) tendrá un impacto en compañías de logística, pero aún no se ha cuantificado las afectaciones, sostuvieron especialistas del ramo de transporte intermodal.

Hugh R. Morley, editor de la publicación quincenal Journal of Commerce, coincidió con Humberto Vargas, tesorero de la Asociación Mexicana del Transporte Intermodal (AMTI) sobre la existencia de incertidumbre, pero acotó que se ha originado en Estados Unidos porque no se sabe qué es exactamente lo que quiere lograr el presidente Donald Trump.

Si bien se sabe que sectores como el agroalimentario serán impactados, en el caso de las compañías de logística no se ha previsto cómo será, pese a que habría cambios en el autotransporte de carga y trenes.

El especialista consideró que será un gran golpe, pues se ha tomado mucho tiempo para las rutas entre los dos países, pero no está claro lo que va a suceder en la cadena de suministros y hasta ahora sólo cambiarían las tarifas.

Al ser inquirido sobre si habrá una migración de operadores de autotransporte de carga al sector manufacturero de Estados Unidos por la promesa hecha por Trump de crear más empleos, Morley aseguró que hay mucho escepticismo sobre si logrará ese objetivo, pero sí es posible que los choferes puedan ser atraídos por la manufactura.

Acotó que Estados Unidos afrontará un gran problema, pues los llamados baby boomers se están retirando, por lo que no hay suficientes trabajadores que operen los vehículos de carga.

Durante su participación en el Congreso Intermodal en Conexión, Argenis Bauza, socio líder de asesoría en Cadena de Suministro y Compras para América Latina en KPMG en México, señaló que la posible cancelación del acuerdo vigente desde hace 23 años puede tener un impacto en los procesos aduanales y en las cadenas de suministros también, porque 70 por ciento es por vía terrestre.

Bauza resaltó que lo que se complica es la exportación, pues en principio México es un país manufacturero y tendríamos que preguntarnos dónde vamos a vender todo eso. El cambio no es tan sencillo, será muy radical, agregó.

Por su parte, Julio Cervantes Lestegast, director para México y América Latina en Werner Global, consideró que sí hay que tener un plan B, pero éste no va a cubrir todo lo que se exporta e importa a Estados Unidos.

Indicó que en años recientes la infraestructura portuaria de México se ha ampliado y modernizado, por lo que en ese sentido el país está bien, pero el reto ahora es lograr la conectividad en el interior, por lo que en principio sí está preprado para importar de otras latitudes.

Destacó que hay gran oportunidad de buscar y seguir creciendo con otros mercados con o sin TLCAN, pero para alcanzar el volumen de intercambio a Estados Unido se necesita de varios mercados, por lo que será imposible remplazarlo.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!