La música invade el crucero de mezcales 

Los músicos se han tenido que adaptar a la nueva vida, algunas personas los apoyan, otras no

Los profesionales de la música, han visto caer sus oportunidades de trabajo debido al cierre de los espacios en donde se presentaban debido a la pandemia de COVID-19.

Lo que los ha motivado a que luchen por empezar a generar ingresos y hacer lo que les gusta; alegrar y que la gente baile sus interpretaciones.

Aunque la economía se ha reactivado poco, muchos gremios siguen muy afectados por lo que muchos se han visto forzados a tomar las calles buscando capear la falta de trabajo e ingresos.

El crucero de mezcales se ha convertido en un escenario para una banda de colegas, que pone a bailar al ritmo de las cumbias a los transeúntes o conductores que ahí esperan el cambio del semáforo.

A su alrededor, algunos peatones pedían canciones a cambio de unos pocos pesos mexicanos. Otros bailoteaban en sus negocios o vehículos para animarlos y darles alguna propina por sus melodías.

La competencia se ha vuelto dura en las calles, con pequeños grupos bregando por unos pocos pesos. Algunos incluyen en sus repertorios, además de piezas emblemáticas mexicanas como “Cielito Lindo” y “Bésame Mucho”, canciones del maestro Celso Piña como “Cumbia sobre el Río” y hasta sones veracruzanos.

Otros reconocen que si bien les ha sido necesario tomar las calles para sobrevivir, hay quienes se molestan por el aumento de las melodías callejeras.

Compartir
error: ¡Atención!