La maquinaria del tricolor, en marcha para arropar a Alito

jornada.com.mx

Alejandro Moreno Cárdenas prometió revivir al Partido Revolucionario Institucional (PRI), y después de registrar su solicitud para ser candidato a la presidencia nacional del tricolor, advirtió: Lo digo claro para que se escuche lejos y bien: que se cuiden los otros partidos, el PRI va a regresar y les vamos a volver a ganar.

Con el apoyo de la cúpula de su partido, repartió críticas a los otros aspirantes de la contienda y a los adversarios políticos que los arrasaron el año pasado: Morena es un ave de paso: nació ayer, gobierna hoy y mañana se irá, sostuvo, al tiempo de prometer no ser un partido del gobierno, sino oposición combativa. Tenemos los tamaños para defender la dignidad del PRI, advirtió.

El gobernador de Campeche con licencia presentó ante la Comisión Nacional de Procesos Internos (CNPI) la firma de los líderes de los tres sectores y de las cuatro organizaciones que integran la estructura priísta. El aval completo de la maquinaria tricolor para Alito.

El visto bueno fue tan amplio que se necesitaron cajas de cartón para transportar las firmas de 30 dirigentes estatales, 5 mil 352 consejeros locales y 240 nacionales, mientras a los otros aspirantes a la presidencia ni la llamada telefónica les tomaron los dirigentes sectoriales, aseveró uno de ellos.

Así, lo que sería un acto protocolario en el salón Alfonso Reyes de la sede nacional del PRI para cumplir con lo dispuesto en la convocatoria de la elección del 11 de agosto se convirtió en preámbulo de un tumulto a favor del campechano.

Desde temprano llegaron en autobuses cientos de militantes procedentes del estado de México, Jalisco, Hidalgo, Puebla, Oaxaca, Campeche y Durango, entre otras entidades. Por supuesto, ya alistados con gorras, playeras y camisas bordadas con los nombres de la dupla Moreno-Carolina Viggiano. Amenizaba una batucada.

Los integrantes del equipo de Alito estrenaban mando en la logística para la explanada y el auditorio Plutarco Elías Calles, cuya operación es responsabilidad de la secretaría de finanzas y administración del actual Comité Ejecutivo Nacional.

La CNPI ofreció a todos los aspirantes utilizar la sala de prensa para dar los mensajes, pero el gobernador con licencia y los sectores se reunieron en el auditorio principal del partido, donde aquél emitió un discurso de media hora y recibió los vítores de las huestes afines, incluidos miembros de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, cuyo dirigente, Joel Ayala, aplaudía en primera fila.

Moreno entró emocionado, sonriente, en mangas de camisa, y de inmediato se trepó a la parte superior del auditorio para saludar a los asistentes y decirles, como hizo después con los del sillerío en la explanada, que no es un priísta de cúpula, sino que viene de abajo: Somos como ustedes, yo no tuve papá rico ni papá político: me costó mucho trabajo ganar la gubernatura, ser senador, diputado, dirigente juvenil.

Prometió aplicar en el PRI la reforma más importante de su historia para convertirlo en el gran protagonista del país, levantarlo, ponerlo de pie.

Sin nombrarlo, apuntó fuertes críticas hacia el doctor José Narro, quien apenas esta semana renunció a participar en la elección y a su militancia en el PRI, al acusar desaseo e iniquidad en favor de Moreno.

Ante el alud evidente, Ivonne Ortega Pacheco denunció acarreo, dedazo cargada en favor del gobernador con licencia de Campeche: Ya está la cargada, se quieren robar la elección.

Pidió una investigación para esclarecer de dónde salieron los recursos para el traslado, desde la noche del viernes, de cientos de militantes de varias entidades del país para apoyar al candidato oficial.

La ex gobernadora de Yucatán alcanzó a juntar 10 firmas de comités estatales, mientras Ulises Ruiz, de Oaxaca, se presentó con la firma de cuatro entidades y una organización. Mayor dificultad aún encontraron otros aspirantes con presencia sólo local.

El PRI informó más tarde que en total se registraron siete fórmulas. El árbitro emitirá su veredicto el martes.

Con diferentes matices, Ortega y Ruiz señalaron que así son las mañas de su partido, por lo que saben a qué se enfrentan.

Estamos ante el más viejo y puro estilo del PRI, advirtió Ortega, y acusó a Alito de buscar convertir al tricolor en el partido satélite de Morena.

Manifestó su respaldo a todo lo dicho por Narro, pero aseguró que continuará en la contienda, no por ingenuidad, sino por el ánimo de regresar la voz a los militantes, no a las cúpulas.

Compartir
error: ¡Atención!