La DEA fabricó delitos y acusó sin pruebas a Cienfuegos: AMLO

jornada.com.mx

Al respaldar la decisión de la fiscalía General de la República (FGR) en el caso Cienfuegos, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la DEA (agencia estadunidense contra las drogas) fabricó delitos al ex secretario de la Defensa Nacional y lo acusó sin pruebas.

Subrayó que su gobierno no es corrupto, encubridor, cómplice o rehén, y por supuesto que lucha contra la impunidad, pero tampoco se presta a venganzas ni a crear chivos expiatorios.

Por tanto, ofreció transparencia plena en el documento de la DEA, el cual fue difundido más tarde por la cancillería.

Cuando el general fue detenido, en octubre pasado en Estados Unidos, acusado de recibir sobornos del narcotráfico, México pidió a su contraparte toda la información disponible, la cual utilizó la FGR para emitir su resolución del jueves.

Sin embargo, López Obrador señaló que están abiertos a recibir más pruebas contra el general, si así fuera el caso, pero no especulaciones o fabricación del delito ni tampoco venganzas ni intimidaciones.

Pidió a sus adversarios no ser hipócritas –como ocurrió cuando Calderón negó la existencia del plan Rápido y Furioso– ni frotarse las manos con el veredicto de la FGR; en cambio, los instó a hacer un análisis objetivo del trabajo de la DEA.

La mayor parte de la conferencia matutina de ayer fue dedicada al caso, luego de que la FGR resolvió no ejercer acción penal contra el general, quien tras pasar un mes en prisión fue puesto en libertad y enviado a México para ser juzgado aquí.

El Presidente precisó que su gobierno avala y respalda la decisión de la FGR porque la DEA no actuó con profesionalismo, al contrario, operó a la ligera, inventó delitos.

Llamó la atención hacia eso de las casualidades, de haber detenido al general antes de las elecciones en el vecino país. ¿Qué se pretendía? ¿Debilitar al gobierno de México? ¿A las fuerzas armadas? ¿Que nos confrontáramos con el actual gobierno?

Expresó que la forma en que ocurrió la detención del general muestra también el incumplimiento de Estados Unidos en acuerdos de intercambio de información, aunque ofreció transparencia si es que la DEA responde que sí tiene pruebas de otro tipo.

En suma, el mandatario consideró que los elementos presentados por el gobierno de Estados Unidos no tienen ningún valor probatorio.

El canciller Marcelo Ebrard hizo una relatoría de las gestiones, en especial cuando México pidió información de la indagatoria, al advertir que un asunto de tal envergadura como la detención de un alto mando podría poner en peligro toda la estrategia y la seguridad de nuestro país.

En la segunda llamada, el fiscal general estadunidense, William Barr, ofreció a México los elementos disponibles: copias fotostáticas de las carátulas de celulares con llamadas telefónicas, presumiblemente de un BlackBerry.

Fue entonces, continuó Ebrard, que el fiscal informó del envío de Cienfuegos a México, para que ustedes hagan la investigación y el proceso.

El gobierno mexicano fue enfático en cuanto a que debían tener acceso a todas las pruebas para proceder en México, porque sería suicida no hacer nada.

Y se hizo, remarcó el canciller, tal como lo muestran las conclusiones emitidas por la FGR. Aclaró que ello no significa que el caso esté cerrado en cuanto a otros personajes.

Resaltó que la difusión del expediente es inédito porque antes todo era a escondidas; ahora es un gobierno íntegro y esa integridad le dará a México respeto. Imagínense que hubiéramos guardado silencio a sabiendas de que no hay elementos. Entonces, no. Se actuó con integridad, con dignidad.

El Presidente agregó que no se puede dejar en entredicho al gobierno de la República ni a sus instituciones, por lo cual se tomó la decisión de dar a conocer todo el expediente y ofrecemos disculpa al gobierno de Estados Unidos por actuar de esta manera.

Asimismo, advirtió que por encima de todo está el prestigio de nuestra nación y no podemos ser rehenes de nadie ni ser acusados de encubridores.

Imagínense que estuviésemos encubriendo y resulta que nos demuestran que no estamos actuando con rectitud. ¿Dónde queda la autoridad?.

Mi gobierno –añadió– tiene autoridad moral y política, da la cara y no oculta ninguna información

Compartir
error: ¡Atención!