Joven vecina de Ramblases intentó suicidarse en puente de San Esteban

Desde poco después de las tres de la mañana, se paró en una de las bardas y amenazaba con lanzarse al río Pitillal *La encontró un grupo de choferes de Uber y rápido pidieron ayuda *Un hermano de ella logró convencerla de no hacerlo

Por causas hasta el momento no claras, la madrugada de este viernes una jovencita de apenas 19 años de edad, vecina de la colonia Ramblases, amenazaba con suicidarse aventándose del puente de la colonia San Esteban, lo que generó la movilización de las autoridades municipalesy del personal del cuerpo de Bomberos, luego de que fueron alentados de lo que estaba sucediendo en esa parte de la delegación del Pitillal.

La alerta fue activada poco después de las 4 de la mañana, en el sentido de que una jovencita había sido localizada parada a la orilla del puente de la colonia San Esteban, la cual estaba bastante alterada e informaba que se iba a quitar la vida.

Elementos de Seguridad Pública Municipal asignados a la vigilancia del lugar, en este caso de la patrulla PV-293 y PV-330, entre otras, acudieron rápidamente al lugar de los hechos en donde se dieron cuenta de que se encontraba un grupo de choferes de la plataforma Uber, los cuales estaban tratando de convencer a la jovencita de que no se quitara la vida.

Y es que a la mitad del puente, parada en una de las bardas, efectivamente se encontraba una jovencita que fue edificada como Aylin Mejía, de 19 años de edad, misma que es vecina de la colonia Ramblases.

Para esos momentos ya habían llegado paramédicos del cuerpo de bomberos a bordo de la ambulancia B-71 y otra unidad de rescate en este caso la B-58 procediendo los paramédicos acercarse a dialogar con ella, sin embargo, la misma les pidió que se alejara, que no quería hablar con ellos y que si alguien se acercaba se iba a aventarse sin pensarlo.


Los agentes de la Policía Municipal también pusieron en práctica sus conocimientos de primeros auxilios psicológicos, trataron de acercarse a ella pero también fueron rechazados, “no quiero platicar con nadie de ustedes, no quiero hablar con nadie, retírense!!”, era lo que les decía a grito abierto.

Lo anterior generó que el puente de la colonia San Esteban, es decir de la avenida Federación, fuera cerrada al tráfico vehicular, sin embargo, sí le permitían el paso a las personas que se dirigían en a esos momentos a trabajar, con la condición de que no se detuvieran al pasar por el lugar.

Los agentes de la Policía Municipal informaron inmediatamente de lo sucedido al agente del Ministerio Público, quien les ordenó que estuvieran atentos a lo que pudiera suceder, para ese entonces personal paramédico se encontraba alerta en ese punto y en la parte de abajo los guardavías también realizaban su trabajo, todos estaban en espera de que la mujer determinada qué es lo que iba a hacer para ver cómo iban a actuar ellos.
Las investigaciones arrojaron que aproximadamente a las 3 de la mañana la jovencita se había salido de su casa y le había mandado un mensaje a su hermana identificada como Migdalia, a quien le comentó que se iba a quitar la vida, que la dejara en paz, sin embargo, ella inmediatamente le llamó por teléfono y se dio cuenta de que la joven se encontraba en algún lugar cercano al río debido a que se escuchaba que circulaba el agua.

Desesperada y preocupada por lo que pudiera suceder, inmediatamente fue a buscar un vecino de ella, un joven de la plataforma Uber, al cual explicó lo sucedido, por lo que requería de su apoyo para salir a buscarla.

El Uber, quien pertenece a un grupo llamado “Fantasma”, inmediatamente se comunicó con los demás choferes de la plataforma,

informándoles que una vecina tenía un problema y que necesitaba la ayuda de sus compañeros para tratar de localizar en las orillas de los puentes de los ríos, a alguna joven.

El grupo fantasma de la plataforma Uber inmediatamente comenzaron a trabajar logrando localizarla a los pocos minutos en el puente de la colonia San Esteban, por lo que rápidamente comenzaron a llegar los demás choferes, uno de ellos llevaba a la joven Migdalia, quien trató de controlar la situación, se le hincó y le pido de favor que no se fuera a quitar la vida, que pensara en ella, en su madre y que pensara en todo el dolor que podía ocasionara las personas que la querían, sin embargo la jovencita Aylín le comentaba que se retirara, que no quería hablar con ella ni con nadie más.

Al lugar llegó a la señora Catalina Villarreal, una señora de 57 años de edad, la cual se identificó como mamá de Aylín a aquí los elementos mantuvieron al margen para evitar que la joven se alterara más, querían investigar primero qué era lo que estaba generando esta actitud en la joven.

Se dio conocer que la jovencita ya anteriormente había intentado quitarse la vida, sin embargo, ya había pasado mucho tiempo de esto por lo tanto pensaban que ya lo había superado, sin embargo, este día le sorprendió su actitud.

Al lugar llegó el joven Felipe Cruz, hermano de Aylín, con quien lo jovencita pidió hablar; el muchacho se acercó en repetidas ocasiones tratando de dialogar con, ella sin embargo, ésta lo mantuvo al margen y así estuvieron platicando durante un buen rato.

La joven renegaba, lloraba, pero al final se tranquilizaba, mientras tanto el joven, pacífico pero preocupado, se mantuvo al frente de ella y dialogaba, poco a poco hasta que finalmente poco antes de las 7 de la mañana, logró convencerla de que le diera un abrazo.

Los elementos de Seguridad Pública y personal de Bomberos, se aproximaron rápidamente para auxiliarlo y simplemente le dieron la seguridad para evitar que la joven se lanzara al vacío.

Una vez estando en la avenida, se sentaron en la banqueta y comenzaron a platicar, los paramédicos la valoraron y determinaron subirla en la ambulancia B-71, en donde siguieron platicando con ella y la estabilizaron, quedando en espera para determinar si era necesario trasladarla a un hospital o no.

La joven estaba tranquila y aparentemente les había dado el motivo por el cual había intentado quitarse la vida, informaron los agentes de la policía que les había comentado que se habían drogado y que por ello había sentido alucinaciones, además de que se le vinieron encima muchos problemas que tenía con sus familiares, sin embargo, no explicó cual, aunque se dio a conocer que uno de ellos había sido la separación de su pareja.

Ante estos hechos los elementos de la Policía Municipal tomaron nota de lo sucedido e informado de los hechos al agente del Ministerio Público, informándole que la propia familia se haría cargo de la jovencita, la cual estaba tranquila gracias al diálogo que sostuvo con el personal del cuerpo de Bomberos, quien estuvo al pendiente hasta que se retiraron del lugar.

Compartir

Reportero. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!