Human Rights Watch criticó al gobierno de AMLO por lo sucedido en Dos Bocas

A través de su cuenta de Twitter, el director ejecutivo de HRW división América, José Miguel Vivanco, calificó los hechos como “preocupantes” y cuestionó si esa era la manera en que López Obrador protege a los trabajadores

José Miguel Vivanco, el director ejecutivo de la organización Human Rights Watch (HRW), División América, calificó como “preocupante” las agresiones contra los trabajadores de ICA Fluor que construyen la refinería de Dos Bocas, uno de los proyectos insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A través de su cuenta de Twitter, el director ejecutivo de HRW escribió: “Preocupantes denuncias desde uno de los proyectos favoritos de AMLO -Refinería Dos Bocas- sobre represión policial y de la Marina contra trabajadores que exigen mejorías laborales. AMLO alardea de apoyar los derechos laborales. ¿Es esta la manera de protegerlos?, cuestionó, al tiempo que retuiteó uno de los videos que se difundieron en redes sociales del momento de las agresiones.

De esta manera, José Miguel Vivanco condenó los actos violentos ocurridos la mañana del miércoles 13 de octubre en Paraíso, Tabasco, que dejaron cuatro trabajadores lesionados, y de los cuales, uno de ellos podría perder el ojo debido a una lesión hecha con una bala de goma.

Los hechos ocurrieron luego de que el martes 12 de octubre, al menos 5,000 trabajadores de ICA Fluor entraron en un paro laboral para exigir mejores condiciones laborales, ya que aseguran, no se les está pagando lo que les había prometido el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Además, los empleados aseguran que tienen turnos de 12 horas las cuales tiene que soportar con un clima de 40 grados, no tienen el equipo adecuado, entre otras irregularidades e injusticias.

Conflicto refinería Dos Bocas (Foto: Cuartoscuro)Conflicto refinería Dos Bocas (Foto: Cuartoscuro)

Ante las protestas, llegaron al lugar elementos de la Marina y de la policía estatal para intentar romper el paro, por lo que usaron gases lacrimógenos, balas de goma e incluso, armas de fuego.

El enfrentamiento de este día comenzó porque la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana bloqueó el paso a los trabajadores, provocando que estos respondieran cuerpo a cuerpo, llevando el conflicto al estallido, dejando personas heridas de gravedad y aunque en un inicio se habló de una persona fallecida, no pudo ser comprobado.

Las reacciones

Foto: Captura de pantalla CortesíaFoto: Captura de pantalla Cortesía

Momentos después de lo ocurrido, la secretaria de Energía Rocío Nahle fue cuestionada por varios medios de comunicación afuera del Palacio Nacional. Ahí negó de manera rotunda que el enfrentamiento hubiera dejado heridos y señaló que acudieron elementos de seguridad para dispersar a las “10 personas” que estaban protestando en las instalaciones.

No (no hay heridos). Eran parte de los trabajadores, yo no los tengo identificados a estas tres personas, tuvieron lesiones ahí, pero nada de gravedad”, aseguró.

En ese momento dijo desconocer si se había utilizado gas lacrimógeno o de algún otro tipo para dispersar el conflicto; sin embargo, resaltó que no se les estaba permitiendo la entrada a los inconformes a la obra federal y que esa indicación seguirá permanentemente.

“No, no sé, yo no sé qué hayan utilizado. Lo único que sé es que la policía estatal nos ayudó a contener porque no se les permitió la entrada y no se les va a permitir”, aseveró.

Dejó en claro que la administración federal no permitirá que “haya un desorden”, ni que un “grupito con una intención particular” afecte una de las obras insignes de la Cuarta Transformación (4T).

Por sus declaraciones, la secretaria de Energía fue comparada con la polémica frase del el expresidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970), conocido por haber sido el orquestador de la trágica noche del 2 de octubre de 1968, cuando miles de jóvenes estudiantes fueron brutalmente asesinados por soldados: “Hemos sido tolerantes hasta excesos, criticados, pero todo tiene un límite…”.

FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCUROFOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO

Durante su conferencia mañanera de este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó las reacciones de medios de comunicación y exmandatarios tras el enfrentamiento en la refinería de Dos Bocas.

“Están muy deseosos de que haya tragedia, que nos vaya mal, son tiempos de zopilotes”, aseguró.

Descartó que lo sucedido haya sido una provocación para detener la construcción de la obra magna de su gobierno.

No creo que haya mano negra para parar la refinería porque no quieran en el extranjero que se produzcan las gasolinas en México. No”.

Reiteró que se trataron de hechos derivados de una disputa entre los sindicatos por la titularidad de los contratos, por lo que pidió a los trabajadores “no dejarse manipular”.

Yo espero que lo de Dos Bocas sea algo aislado (…) No se dejen utilizar. Si quieren un dirigente para que les ayude, estoy a la órdenes de ellos”, aseveró.

Compartir
error: ¡Atención!