‘Harvey’ golpea suministro de combustible a AL

jornada.unam.mx

Washington. La tormenta Harvey perturba a la industria petrolera de Estados Unidos pese a que las reservas de crudo son más que suficientes como para reducir el impacto a corto plazo, dijeron este lunes analistas.

El meteoro podría provocar escasez de combustible en América Latina después de que se paralizaron la producción de gasolina estadunidense en alrededor de un millón de barriles por día y las exportaciones de diésel, que típicamente están destinadas a países como México.

Cerca del 19 por ciento de la producción actual de petróleo en el Golfo de México de Estados Unidos está paralizada debido al paso de Harvey, dijo el lunes la Oficina de Seguridad Ambiental del Departamento del Interior estadounidense.

Esto equivale a unos 331 mil 370 barriles de petróleo por día, de aproximadamente 1.75 millones de barriles que se bombean cada jornada en el Golfo de México.

Además, paralizó el 18.12 por ciento de la producción de gas natural en la región, equivalente a 583.39 millones de pies cúbicos por día, agregó la agencia, que compila cifras de 31 operadores.

El petróleo bajó el lunes en Nueva York debido a la percepción de riesgo en las refinerías de Texas y Luisiana y la demanda de crudo de Estados Unidos.

El barril de light sweet crude (WTI) para entrega en octubre bajó 1,30 dólares y quedó en 46.57 en el New York Mercantile Exchange (Nymex).

En el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, el barril de Brent del mar del Norte, también para entrega en octubre, perdió 52 centavos para quedar en 51.89 dólares.

Harvey llegó a Texas el viernes como el huracán más fuerte en más de 50 años que haya golpeado al estado, el corazón de la industria de petróleo y gas de Estados Unidos.

Estados Unidos es el mayor exportador neto de combustible del mundo y la mayoría de esos envíos salen desde puertos de Texas y Louisiana. Harvey cerró las terminales de Corpus Christi y Houston en Texas, las principales para combustible.

“Cualquier hiato de exportaciones de productos refinados de los Estados Unidos es muy perjudicial para la cadena de suministro, dada la dependencia de países como México y otros latinoamericanos de Estados Unidos”, dijo Michael Tran, director de estrategia energética global de RBC Capital Markets.

“La dependencia de los productos estadunidenses es particularmente importante este año dado que muchas refinerías de Centro y Sudamérica están funcionando en niveles bajos”.

La costa de Texas, que concentra un tercio de la capacidad de refinación de Estados Unidos, está impactada desde el viernes por Harvey que para entonces era un huracán y que el sábado fue degradado a tormenta tropical.

Por precaución, fueron evacuadas 105 de las 737 plataformas de producción del Golfo de México, lo cual significa el 14.25% de las instalaciones petroleras de esa región, según datos del gobierno de Estados Unidos. La producción del Golfo de México es el 20% del total de Estados Unidos.

Las lluvias de Harvey son torrenciales y el diluvio alcanzará su máximo el miércoles o jueves, lo cual compromete la reapertura de las refinerías.

“Se ha detenido el 21.64% de la producción actual del Golfo de México”, habían informado el domingo las autoridades. Asimismo, se suspendió la producción de 25.71% de gas natural.

“La información sobre la amplitud de los daños causados a las infraestructuras petroleras y gasíferas sigue siendo limitada”, dijeron analistas del banco Goldman Sachs. “Los problemas son mayores en la refinación que en la producción”, explicaron.

Estimaron que al día domingo el 16.5% de la capacidad total de refinación de Estados Unidos estaba siendo afectada.

Otros expertos creen que más refinerías podrían cerrar en los próximos días debido a que la tormenta avanza muy despacio.

El impacto en la producción es menor. La capacidad productiva se redujo en cerca de 1 millón de barriles por día, lo que significa el 11% de la producción total de Estados Unidos, según las estimaciones de Goldman Sachs.

Advirtieron que en los próximos días, Harvey podría afectar la producción en tierra en la cuenca de Eagle Ford.

Aun cuando los stocks petroleros estadunidenses son altos, “a corto plazo podría haber problemas con la gasolina y el aceite”, dijo el analista James Williams.

La mayoría de las refinerías podrían normalizar su producción una o dos semanas después de terminadas las lluvias pero otras aprovecharán para anticipar los trabajos de mantenimiento que suelen realizar en el otoño (boreal), explicó Williams.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!