Hallan cadáver con el cráneo destrozado a la orilla de la carretera Federal 200

Lo encontraron las autoridades policiacas con una piedra en la cabeza a un lado de la carpeta asfáltica, a 100 metros del crucero de El Divisadero

Elementos de la Policía Estatal, de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, tomaron nota de un cuerpo sin vida que estaba tirado y aplastado de la cabeza con una piedra, a la orilla de la carretera, cerca del poblado El Divisadero, municipio de Compostela, Nayarit.

De los hechos se dio a conocer que ocurrieron a aproximadamente 100 metros antes de llegar a El Divisadero, hasta donde acudieron los agentes de la Policía Estatal de Nayarit, luego de que fueron informados de que ahí se encontraba una persona tirada y en estado de descomposición, de quien decían además que estaba aplastado de la cabeza con una enorme piedra.

Los Policías Estatales, al arribar al sitio indicado en su recorrido de vigilancia, se percataron de que efectivamente ahí donde les habían indicado, estaba tirado el cadáver de una persona del sexo masculino, que tenía aplastada la cabeza con una piedra, el cual ya estaba en estado de descomposición, mismo que portaba un pantalón de vestir de color azul marino, zapatos negros y cinto de tela, encontrando a unos metros una camisa de resaque en color blanca que presuntamente pertenecía al masculino, pues estaba sin camisa.

En ese momento los elementos judiciales ponen del conocimiento al agente del Ministerio Público en turno, quien les da indicaciones para que resguarden el área, quedando a la espera de que llegara la Policía Facultada y el personal de Servicios Periciales, junto con el médico legista, de la Fiscalía General del Estado, quienes se hicieron cargo de las investigaciones y luego de realizar el trabajo y de recoger algunos indicios, procedieron al levantamiento del cuerpo sin vida del hombre quien fue llevado a una funeraria local para la práctica de la necropsia de ley, donde quedo en calidad de desconocido y en espera de que alguien llegara a identificarlo y reclamarlo o de lo contrario iría a parar a la fosa común.

Compartir