Extorsiones son investigadas: PGJ

excelsior.com.mx

CIUDAD DE MÉXICO.

La Fiscalía para la Atención de Servidores Públicos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México solicitó el seguimiento que la Secretaría de Seguridad Pública le hizo a la denuncia realizada por un ciudadano el pasado 6 de noviembre donde reportó a la patrulla MX-805-P1 por extorsionar a vendedores sobre la avenida Aquiles Serdán, en Azcapotzalco.

Excélsior dio a conocer que se trata de la misma patrulla donde agentes subieron a Marco Antonio Sánchez Flores el 23 de enero pasado y después desapareció por cinco días. Las autoridades de la PGJ estudiarán el seguimiento que hizo del caso la Unidad de Contacto del Secretario (UCS) quien le contestó al usuario de Twitter que hizo la denuncia y la cual se comprometió a llevar a una investigación al respecto.

El Ministerio Público busca determinar si los agentes Martín González Martínez, Juan de la Rosa Guzmán, Ricardo Trejo Flores y Ubel Mora Gallardo están involucrados en extorsiones y conocer cuál ha sido el seguimiento que la Comisión de Asuntos Internos de la SSP local ha dado a sus expedientes.

Este diario documentó las denuncias del ciudadano identificado en Twitter como @abogado_ahg hizo el 24 de octubre y el 6 de noviembre de 2017 mostrando la matrícula de la patrulla. En ellas señalaba el caso de la detención de un vendedor de churros y la de un joven que vendía plátanos en la zona.

A la denuncia, la Unidad de Contacto del Secretario de Seguridad Pública capitalino respondió: “Buenos días. ¿Podría por favor proporcionarnos ubicación, fecha y hora? Se realiza la investigación correspondiente”, y etiquetó a su área de Asuntos Internos.

CON PINZAS

Sobre la posibilidad de que los elementos de la patrulla estén involucrados en actos de corrupción, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aseguró que se realizarán las indagatorias correspondientes y, en su momento, se darán a conocer los resultados.

Además, sostuvo que en las investigaciones que se siguen respecto de la detención de Marco Antonio Sánchez Flores ocurrida el pasado 23 de enero, lo que menos se busca es criminalizar al joven de 17 años.

Mancera Espinosa mencionó que el proceso en el que están involucrados cuatro elementos de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, se ha cuidado mucho e indicó que existe comunicación permanente con la Comisión de Derechos Humanos de la capital para que el trabajo que realizan las instancias de procuración de justicia sea transparente.

“Vamos a estar muy atentos a que esto no suceda y yo creo que aquí no se trata de criminalizar, es simplemente encontrar la verdad y dar aplicación a todo nuestro orden jurídico, eso es lo que nosotros estamos buscando, encontrar la verdad como les decía yo ayer, está trabajando a todo vapor el C5 y vamos a ver qué información encontramos”, dijo.

Reiteró que en lo que se refiere al estado de salud de Marco, su administración no dará ningún informe.

DECLARA POLICÍA QUE NO ESTABA UBICABLE

Después de seis días de no estar ubicable, incluso de ser buscado por mandos policiales en el estado de Guerrero, el policía Ubel Mora Gallardo acudió ayer a la Secretaria de Seguridad Pública capitalina a declarar en torno al caso de la agresión en la que participó contra el joven Marco Antonio Sánchez.

La dependencia confirmó que el policía preventivo que se desempeña como patrullero en el sector Hormiga de Azcapotzalco acudió a la Dirección de Asuntos Internos donde se integró su testimonio a la investigación. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no fue aclarado por la SSP si este elemento se reincorporó a sus labores, ni tampoco si se le fincará alguna responsabilidad por estar más de una semana fuera de su centro laboral

Posteriormente, acudió a declarar ante la Comisión de los Derechos Humanos capitalina.

El agente fue llevado por personal del área de Derechos Humanos de la policía. Ahí fue cuestionado, al igual que un día antes sus otros tres compañeros

Gerardo Jiménez y Filiberto Cruz

ALMEIDA JALA OREJAS A MANDOS

En una reunión privada que se prolongó por más de una hora en sus oficinas, el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida Estrada reprendió a más de 100 mandos por los hechos en los que se vieron involucrados los cuatro policías preventivos del Sector Hormiga. Almeida, de acuerdo con asistentes a la sesión, les demandó que no se vuelva a repetir una situación como la que protagonizaron

Gerardo Jiménez

TUITERO SIGUIÓ A POLICÍAS DURANTE SUS EXTORSIONES
Julio Godínez

julio.godinez@gimm.com.mx

El usuario de Twitter, identificado como Antonino (@abogado_ahg), quien publicó las fotos de la patrulla en la que se detuvo a Marco Antonio Sánchez el 23 de enero en Azcapotzalco, relató a
Excélsior que en octubre y noviembre de 2017 presenció la manera en que policías del Sector Hormiga pedían dinero a ambulantes y los subían si la “cuota” no era suficiente.

A media cuadra de Aquiles Serdán está Correos. Por lo regular voy ahí por un apartado postal para recoger lo que me llega. En octubre llegué y me estacioné. Me llamó la atención que llegó una patrulla (la MX-805-P1) y se estacionó atrás de mí. Se bajaron dos elementos y le hablaron a un chico que vendía churros en ese crucero de Parque Vía (…).

Yo estaba viendo desde mi auto. Por los ademanes que hicieron, considero que le estaban pidiendo dinero. Se acercaron el de los churros y un compañero, quien también estaba vendiendo, y los dos se llevaron las manos a las bolsas; por eso creo que estaban hablando de dinero”, detalló.

Antonino declaró que el joven que fue llamado por la patrulla se acercó y “le extendió la mano. Me imagino que se les hizo poca la cuota, porque los subieron y se los llevaron. Yo me di a la tarea de seguirlos, le tomé la foto a la unidad y más adelante los bajaron”.

Comentó que en noviembre se presentó el mismo escenario, salvo que fue cerca de un módulo del INE.

Llegó la patrulla (la MX-805-P1) y empezó, vulgarmente, a talonear a los que estaban ahí: al del periódico, al de los cigarros y al de los plátanos. Al de los plátanos se lo llevaron. Y fue bajado en las Armas”, detalló.

En esta avenida, que hace frontera con el Estado de México, Antonino ha sido testigo de cómo se llevan a cabo operativos por parte de elementos del Sector Hormiga del lado de esa entidad.

Además, sostuvo, los elementos aprovechan los puentes que conectan Tlalnepantla con Azcapotzalco para ocultarse de las cámaras del C-5 y detener a los automovilistas.

COLEGIO DE BACHILLERES 1

“CLIENTES COMUNES DE PATRULLEROS”
de la Redacción

Alumnos del Colegio de Bachilleres 1, ubicado a un kilómetro de la terminal del Metro El Rosario, revelaron que son “clientes frecuentes” de los policías que patrullan en la zona y se dedican a extorsionar a los jóvenes y a vendedores ambulantes.

Contaron que en varias ocasiones han sido testigos o se han enterado de que a alguno de sus compañeros lo subieron a la patrulla para quitarle lo que traía y les interese, porque no sólo piden dinero, sino celulares y hasta las mochilas.

“Se van contra los más mensos, a los que ven que no se van a oponer o que por miedo van a aflojar lo que traigan”, relató un estudiante, luego de que su amigo contó que a veces aplican “la operación mochila para ver si traemos marihuana; con ese pretexto han subido a varios”.

Entrevistados por
Excélsior, señalaron que este tipo de extorsión es constante y por lo mismo no les sorprende que se llevaran a Marco Antonio Sánchez el 23 de enero, aunque desconocían que estaba hospitalizado y que desapareció cinco días.

Sorprendidos luego de saber lo que ha vivido el alumno de 17 de años de la Preparatoria 8 de la UNAM, un joven reiteró: “Se llevan a los que ven más mensitos y supuestamente los catean, pero les meten las manos a las bolsas del pantalón y ahí dizque les encuentran marihuana, pero ellos mismos meten las bolsitas; luego, en la patrulla, les dan lo que le pidan para que los suelten”.

Al pedir el anonimato por temor a represalias, los jóvenes explicaron que temen a las patrullas, en vez de que se sientan protegidos.

Este diario detectó que las patrullas del sector La Hormiga pasan despacio cada que circulan cerca del plantel y uno de los elementos usa gafas oscuras y escanea a los estudiantes que están afuera del Bachilleres.

A un kilómetro y medio del Bachilleres 1, en el crucero de Aquiles Serdán y Puente de Guerra, hay vendedores de frutas, dulces y cigarros, y aunque a ellos también los extorsionan, evitaron hablar con este diario.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!