El COVID-19 ha volteado los reflectores a la otra pandemia: la obesidad

La obesidad ha ido en aumento en las últimas décadas… y el COVID-19 no ha hecho más que acentuarla.

elfinanciero.com.mx

El COVID-19 puso de relieve los riesgos creados por otra emergencia sanitaria en aumento: la obesidad. La prevalencia de la obesidad casi se ha triplicado en las últimas cuatro décadas y sigue aumentando.

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones o morir a causa de COVID-19, mientras que también son vulnerables a la diabetes, enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió en 2020 que la obesidad es una «pandemia por derecho propio».

Las reglas más estrictas han obligado a una mayor divulgación en las etiquetas de los alimentos. Ahora, los administradores de dinero, preocupados por el impacto social de sus inversiones, están presionando a las empresas de alimentos para que tomen medidas.

1. ¿Qué relaciona a la obesidad con el COVID-19?

Ser obeso, que generalmente significa tener un índice de masa corporal de 30 o más, disminuye la capacidad pulmonar y está relacionado con una función inmunológica deteriorada. Las personas obesas diagnosticadas con COVID-19 tenían más del doble de probabilidades de ser hospitalizadas, un 74 por ciento más de probabilidades de necesitar una unidad de cuidados intensivos y un 48 por ciento más de probabilidades de morir, según un estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. La investigación también ha relacionado la obesidad con respuestas más bajas a numerosas vacunas. Mientras tanto, una encuesta del Reino Unido identificó el doble de personas que aumentaron de peso de las que lo perdieron durante el cierre inicial de la pandemia a principios de 2020.

2. ¿Qué tan extendida está la obesidad?

Alrededor de 39 por ciento de los adultos, o más de mil 900 millones de personas, tenía sobrepeso en 2016, y de estas más de 650 millones eran obesas, según la Organización Mundial de la Salud. La obesidad se debe en parte al éxito económico: las poblaciones ricas comen más. Pero los pobres de los países ricos tienden a tener tasas de obesidad más altas que los ricos, y la obesidad también está aumentando en los países en desarrollo. Países tan variados como Indonesia y Brasil tienen comunidades mal nutridas y con sobrepeso.

3. ¿Qué causa obesidad?

Las razones son complejas: la dieta, la genética, la falta de ejercicio y el entorno social influyen. Las comidas de los restaurantes de comida rápida, los alimentos ultraprocesados ​​y los refrescos se encuentran entre los culpables. Los alimentos preparados industrialmente, generalmente cargados de sal, grasa, azúcar y aditivos, representan más de la mitad de las calorías consumidas en Estados Unidos y el Reino Unido, donde a menudo son más baratos que los alimentos frescos. A nivel mundial, más de 3 mil millones de personas no pueden permitirse dietas saludables y nutritivas, según la ONU.

Compartir
error: ¡Atención!