Chocan patrulla y auto en San Vicente

Afortunadamente en el percanse no hubo personas lesionadas solo daños materiales que fueron menores tomando nota los agentes de Tránsito Municipal

 

Auto particular y patrulla de la Policía Municipal, provocaron un accidente vial en el poblado de San Vicente, esto a consecuencia de la imprudencia de los dos conductores, donde no se reportaron víctimas que lamentar, solo daños materiales que fueron menores, y aunque el agente policíaco, pidió que le pagaran el golpe, no fue así porque también tuvo responsabilidad en el choque.

Los hechos ocurrieron esta tarde de miércoles en el cruce de las calles Francisco Villa, cruce con 16 de Septiembre, en el poblado de San Vicente, Nayarit, donde reportaron que una unidad radiopatrulla había chocado contra un auto, al parecer por alcance, por lo que solicitaban la presencia de los agentes de Tránsito, para que se hicieran cargo de tomar nota.

Al sitio indicado acudieron los oficiales de la Policía vial, en sus unidades, quienes informan que efectivamente se trata de un choque entre dos vehículos, afortunadamente solo con daños materiales, siendo un vehiculo Nissan, Sentra, de color blanco, con placas de circulacion RGU-58-27 de Nayarit, que conducia una mujer de nombre Julisa, y una patrulla de la Policia Municipal, la S-143, con placas PF-05-766, del estado de Nayarit, que conducia el agente Jorge Matias.

Los agentes viales fueron informados por la conductora, que el policía le cobraba primero 300 y después 500 pesos por los daños ocasionados a la unidad radiopatrulla, para dejarla irse, pero al llegar los oficiales de Tránsito, les dijo que ella no pagaría nada porque los dos eran responsables del accidente, y que cada quien pagara su golpe.

Los agentes viales, luego de valorar la situación y ver que efectivamente los dos conductores eran responsables por imprudentes, dialogaron con ellos y les dieron los pasos a seguir para que trataran de llegar a un comun acuerdo, pero el Policía, se negaba a hacerlo, por lo que tuvo que arribar el propio jefe de Vialidad, Pedro Baños, quien al ver la negativa del agente policíaco y ver que los dos tenían la culpa, ordenó a sus oficiales que hicieran lo correspondiente y si nadie se hacía responsable de los daños, que procedieran conforme lo marca la ley.

Al final cuando ya vieron que todo iba en serio y que podrían irse los carros al corralon, los involucrados prefirieron pagar cada uno su golpe y se retiraron del lugar, quedando todo sin novedad.

Compartir