“Calumnias” por pederastia en gestión de Rivera, dice Arquidiócesis

jornada.unam.mx

Ciudad de México. A poco más de una semana de que el cardenal Norberto Rivera Carrera concluya su gestión al frente de la Arquidiócesis de México, en el editorial del semanario Desde la fe se resaltaron las actividades y acciones realizadas por el jerarca durante más de 22 años a cargo de la demarcación más importante del país y se insistió que las acusaciones de pederastia clerical en contra de religiosos de la Arquidiocesis fueron “calumnias”.

En el apartado de opinión del órgano informativo de la Arquidiócesis de México, titulado Misión Cumplida, se indica que dichos señalamientos llenaron de “sombras” el desempeño episcopal de Rivera Carrera. Esto fue un asunto “injusto y amargo” que enfrentó con “fortaleza y paz espiritual”, destacó el semanario en su edición especial dedicada al cardenal en vísperas de que sea sucedido el próximo 5 de febrero por el cardenal Carlos Aguiar Retes.

Se asevera que la “calumnia se ha convertido en un modus vivendi de algunos periodistas y otros cuestionables personajes”.

Desde la portada del semanario, se subraya el agradecimiento por lo realizado por el originario de La Purísima, Tepehuanes, Durango, quien fue designado arzobispo primado de México el 13 de junio de 1995, por Juan Pablo II, cargo que asumió el 26 de julio de ese año.

En la tapa del rotativo se ve la imagen de Rivera Carrera, y al fondo la Catedral Metropolitana y se destaca un “Gracias”.

En la edición de esta semana se detallan los que la Arquidiócesis estima son los principales logros pastorales del cardenal.

En el editorial se establece respecto a la acusación de pederastia y supuesto encubrimiento del jerarca hacia sacerdotes presuntamente agresores de menores de edad que esa “calumnia” fue “incesantemente repetida por distintos personajes y reproducida una y otra vez en los medios de comunicación”.

Se subraya “la injusta acusación de encubrir delitos de algunos clérigos. Vinculado de manera imprecisa con uno de los casos más deplorables de la Iglesia católica contemporánea y de manera dolosa con una situación que nunca tuvo que ver con él, ni en Tehuacán , ni mucho menos en la Arquidiócesis de México, la calumnia se ha convertido casi en un modus vivendi de lagunas periodistas y otros cuestionables personajes”.

También el semanario expuso que “la Corte de Justicia de los Angeles, primero, de California, después y, finalmente, la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos declararon improcedentes las falsas acusaciones contra el cardenal Rivera, al tiempo que sus detractores han seguido repitiendo la misma calumnia como si se trata de un nuevo hecho”.

Para el semanario fundado por el todavía administrador apostólico de la Arquidiócesis “la tónica distintiva fue el diálogo con todos los ambientes sociales, incluyendo los medios de comunicación y su presencia activa en todos los foros posibles, eclesiales y culturales.

Además logró “combinar la infinidad de responsabilidades para hacerse siempre presente, con sencillez y alegría, en su tarea eclesial, en sus actividades pastorales, en los ambientes políticos, empresariales y sociales”.

Se manifiesta que el cardenal realizó tres visitas pastorales por la Arquidiócesis; además de que recobró prácticas religiosas que volvieron a las calles como la Procesión del Corpus Christi, la Noche Santa y el rezo del Rosario en lugares multitudinarios.

Fundó el Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe; fortaleció a la Universidad Pontificia de México y creó órganos informativos como Desde la Fe, Eco Semanal y el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (Siame).
“No queda sino reconocer que ha sabido impulsar a esta gran Arquidiócesis y con la gracia de Dios, superar los desafíos inmensos que tuvo que enfrentar”.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!