Cálculo biliar bovino es como una pepita de oro que matanceros encuentran en el Rastro

 En el Rastro de Bahía de Banderas, Nayarit, los matanceros tenían la oportunidad de ganar un dinero extra, pero en esta administración del X Ayuntamiento, la encargada del rastro, María Elena, se apropió de este beneficio

El gramo de cálculo biliar bovino, el rastro de Bahía de Banderas, Nayarit lo vende o se lo compran a 180 pesos, es decir, a 18 mil pesos el kilogramo, pero en el mercado internacional el kilogramo de esta valiosísima piedra llega a costar hasta 540 mil pesos mexicanos. Hasta antes del X Ayuntamiento de este municipio, eran los matanceros del rastro quienes ganaban un dinero extra cuando obtenían de las reses estas piedras que no pasan de entre 30 a 60 gramos por mes en promedio y el dinero se lo repartían entre ellos, llegando a tocarles, en algunos meses hasta 700 o mil pesos por cada trabajador, son alrededor de 10, pero ahora, la encargada del rastro, María Elena, les quitó este beneficio y es ella quien lo vende en Guadalajara, y por supuesto se queda con el dinero, según refieren los trabajadores inconformes.

Según información especializada recabada del Internet de la página Web Agronegocios de Colombia, que es el país que más exporta este subproducto del ganado a Asia, EU y Europa, en la actualidad se considera como uno de los negocios del mundo ganadero con mayor potencial de rentabilidad, debido a su escasez y rareza y es lo que ahora se le llama el oro de la vaca; a cada hallazgo de una piedra dentro de la vesícula biliar de la res, se dice que es una pepita de oro, pero mucho más valiosa que el oro.

Solo que, en Bahía de Banderas, los carniceros quizá todavía no saben de esto, sino pedirían la vesícula sin abrir, ya que son ellos los propietarios de las reses.

Estas piedras que se pueden encontrar en la vesícula de los ejemplares ganaderos por razones como una alimentación desbalanceada, exceso de proteínas, poca hidratación, avanzada edad, entre otras causas relacionadas con la salud del animal, pueden llegar a costar en el mercado en países de Asia hasta 30.000 US o 540 mil pesos mexicanos.

Ignacio Amador, director ejecutivo de Asocárnicas, explicó que los cálculos biliares “son formaciones minerales que se producen en los animales provenientes en su mayoría por la alimentación, donde un alto suministro de calcio ayuda a la formación de esas piedras. No están asociados a ninguna raza o zona específica, pues se pueden generar tanto en razas cebuinas o lecheras, aunque eventualmente se encuentra son más frecuencia en vacas lecheras adultas en clima frío”.

Su alta apreciación en mercados como Asia, Estados Unidos y Europa se ha potenciado debido a que de 100 animales sacrificados pueden encontrarse únicamente entre una y dos piedras. Su principal utilización tiene campo en el área medicinal pues se les ha atribuido propiedades relajantes, antiinflamatorias, antipiréticas y curativas para enfermedades digestivas, circulatorias, cutáneas y hasta para fabricación de anticonceptivos o como estimulantes sexuales en humanos.

“Los cálculos pueden variar en tamaño y color, pero usualmente el preferido es el naranja. Cuando son negros o blancos se descartan o tienen menor valor”, apuntó Amador.

En este sentido, existe un mercado muy grande con los frigoríficos para acopiarlos e, incluso, se pueden encontrar en compra y venta en plataformas de comercio electrónico como Mercado Libre. A pesar de que su precio se puede elevar hasta $50 millones, “un kilo en promedio puede estar entre $7 y $8 millones, pero como no es usual encontrar muchos cálculos en un animal, esta no es una tarea fácil pues se requiere de mucho tiempo para reunir esta cantidad en los frigoríficos”, expresó Óscar Cubillos, jefe de Planeación de Fedegán.

Su aparición va a depender mucho de la alimentación y es algo ocasional. “Con dietas balanceadas, con predominancia de pasturas, y cantidades de agua en suficiente cantidad, es menor la incidencia”, expresó el experto de Fedegán.

A su vez, el director ejecutivo de Asocárnicas, agregó que “el mercado es fluctuante y se puede superar inclusive el precio de un gramo de oro. Por ello, son materiales que suelen ser muy apetecidos en el exterior. Para los bovinos no se generan problemas de salud y los toleran bastante bien si se compara con los seres humanos, lo difícil es detectar la sintomatología, pues el dolor solo se podría generar cuando pasa a los conductos del animal y es algo que generalmente no sucede”.

“Los cálculos son muy apetecidos por la industria farmacéutica porque a partir de ellos se fabrican múltiples medicamentos con propiedades beneficiosas para los humanos, pero son muy escasos”.

No por esta razón y resistencia a los cálculos se recomienda brindar una mala alimentación al hato “pues se pueden cultivar otras enfermedades y afecciones digestivas peligrosas para los bovinos”, expresó Augusto López, médico veterinario y zootecnista de la Universidad Nacional. No obstante, si desea explorar en la búsqueda del denominado ‘oro bovino’ debe tener en cuenta que una piedra puede llegar a pesar 100 gramos, pero el estándar es de 10 gramos. Se recomienda una conservación entre 18°C y 25°C para su mayor calidad.

Los países asiáticos son los que más demandan

Naciones como Japón, China y Singapur son algunas de las que más demandan los cálculos biliares para la elaboración de productos medicinales, los cuales combinan con otros materiales agrícolas originarios de sus territorios. En su mayoría importan las piedras de potencias mundiales como Brasil al no poder abastecerse en su totalidad con los hatos nacionales para su alta población. Estados Unidos es también uno de los mejores mercados para su comercialización, mientras que en Europa destacan países como Alemania y España. “Todavía su compra y venta se observa como un mercado clandestino pues no existe mucha regulación al respecto y se pueden hallar cálculos falsos que son vendidos a precio de originales”, concluyó López.

Valor y aplicaciones.

Estos cálculos bovinos se usan como materia prima para para la elaboración de fármacos destinados al tratamiento del hígado, antiinflamatorios, antipiréticos, calmantes y hasta para la fabricación de anticonceptivos. Por otro lado, su valor se ha incrementado debido a que se está utilizando por los japoneses para la elaboración de chips de computadora.

Compartir

Reportera

error: Content is protected !!