AMLO presenta ante CIDH denuncia por política migratoria “neofascista” de Trump

proceso.com.mx

WASHINGTON (apro).- El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, presentó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para intentar contener la persecución de migrantes y de mexicanos del mandatario estadunidense Donald Trump, quien, dijo, instrumenta una política migratoria “neofascista”.

“No se puede implementar una campaña de odio contra los mexicanos porque eso es neofascismo; además, no es cierto que los problemas que tienen en algunos sectores de los Estados Unidos sea por culpa de los migrantes”, dijo López Obrador, en reunión con periodistas en el Club Nacional de Prensa en Washington.

“Ha sido excesivo el planteamiento del presidente Trump de culpar a los migrantes de los problemas de Estados Unidos”, insistió el líder de Morena, minutos después de haber entregado la denuncia en la CIDH, de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La queja contra la política migratoria de Trump, instrumentada por medio de la orden ejecutiva firmada el pasado 25 de enero, pide medidas cautelares para contener la construcción del muro en la frontera con México y la persecución de migrantes.

“La denuncia la firman alrededor de 12 mil personas, también estadunidenses”, indicó López Obrador.

El abogado Netzi Sandoval, quien legalmente representa la denuncia ante el órgano jurídico interamericano, explicó en la conferencia de prensa que lo que se busca concretamente con la medida es detener las deportaciones masivas de mexicanos y la violación de sus derechos humanos, y que no se instrumenten acciones políticas y discursos de odio en Estados Unidos.

La demanda ante la CIDH tiene cuatro etapas: primero, que se lleve a cabo un estudio inicial; segundo, su admisibilidad; tercero, que plantee peticiones especificas a los Estados Unidos, y por último, que se dé seguimiento al cumplimiento de recomendaciones que haga al gobierno de Trump.

“Más allá de las fronteras o sin importar las fronteras, debe de procurarse el respeto a los derechos humanos. Es una falacia, un disparate decir que Estados Unidos es primero que América”, enfatizó López Obrador.

Cuestionado sobre cómo manejaría la relación con el gobierno de Trump, en caso de que él gane las elecciones presidenciales de 2018, el líder de Morena respondió que con respeto, pero con una posición enérgica e inmovible para la defensa de los mexicanos y los intereses de México.

“Nosotros no queremos una relación de subordinación ni lo vamos a aceptar; México es un país independiente, libre; no es una colonia ni es un protectorado”, asentó el tabasqueño.

De la relación con Estados Unidos, el dos veces candidato presidencial reconoció que “es fundamental para México” por cuestiones económicas, comerciales, de cultura, de vecindad y por compartir una frontera de más de tres mil kilómetros de longitud.

“Tenemos que buscar una relación respetuosa, de amistad, pero no fincada en el uso de la fuerza sino en la cooperación para el desarrollo. Los problemas de seguridad y violencia no se resuelven con muros ni con medidas coercitivas”, anotó López Obrador.

Sobre el manejo de la relación con el gobierno de Trump que tiene el gobierno de Enrique Pena Nieto, el líder de Morena lamentó que esta se haga sin la autoridad moral que se requiere para negociar con la actual Casa Blanca y mucho menos con la mediación del canciller Luis Videgaray.

“Es muy lamentable que este ahí porque no tiene autoridad moral y política. No se puede gobernar México, no se puede representar a México sin autoridad moral y política. Videgaray como Pena Nieto, están implicados en asuntos no esclarecidos; para no ser tan tajantes”, destacó.

Sobre la decisión del gobierno de Trump de renegociar y hasta anular al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado con México y Canadá, López Obrador consideró que este proceso será lento.

“Espero que no se vaya a cometer un error de hacer una revisión apresurada. Va alcanzar el tiempo, no se va a llevar a cabo ninguna revisión antes de las elecciones (presidenciales) en México”, agregó el líder de Morena durante su visita a Washington.

Antes de llegar a la capital estadunidense, el político mexicano estuvo en Nueva York, donde no pudo entregar por razones climatológicas una denuncia en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en contra de las políticas migratorias de Trump.

Durante su gira, el tabasqueño saludó al exgobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, quien es asesor de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!