Advierten sobre los Golpes de Calor

Redacción NoticiasPV

Durante los próximos meses en los que la temperatura ambiente aumenta considerablemente, se debe tener mucho cuidado de adquirir un golpe de calor, al cual puede llevar a la muerte, advirtió Jaime Álvarez Zayas, titular de la Jurisdicción Sanitaria N° VIII.

El médico advirtió esto, al señalar que durante los próximos meses se corre el riesgo de poder dar esta situación, la cual es extrema, ya que puede dañar varios órganos internos y es muy diferente a la deshidratación o las insolaciones.

“Cuando ya todas las barreras de compensación de calor se rompen para mantener la temperatura corporal, entonces sube la temperatura de manera peligrosa afectando diversos órganos páncreas riñones hígado muchos órganos y pueden Conducir a la muerte” indicó.

Aclaró que el golpe de calor es muy diferente a lo qué es la deshidratación o a la insolación qué se parecen, dijo, “el golpe de calor es un extremo Y se debe tratar de manera urgente enfriando el cuerpo con medios físicos incluso hielo y viento”.

Señaló que los golpes de calor se dan en cualquier lugar en cualquier caliente, si la persona pasa horas bajo los rayos del sol sin hidratarse, sin estar en la sombra, pudiera ser susceptible de padecerlo, manifestó.
“Yo recuerdo un caso que hace como siete años de un atleta futbolista que venía en un torneo y le un síncope y quedó desmayado por horas bajo los rayos del sol y en un hospital se recuperó pero 48 horas después falleció por los daños ya sufridos en los órganos”

Finalmente aclaró que a ciudadanos vallartenses no tenía conocimiento si hubieran existido fallecimientos por este padecimiento.

Según webconsultas.com “Un golpe de calor se origina cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40º centígrados”.

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!