13 años: Desde las entrañas del PRI hasta la difícil alianza opositora

proceso.com.mx

13 años: Desde las entrañas del PRI hasta la difícil alianza opositora

El distanciamiento de Muñoz Ledo del PRD baja el telón sobre la última etapa de la Corriente Democrática Pascal Beltrán del Río

Aquí hay presidentes para cinco sexenios”, solía decir Porfirio Muñoz Ledo en las reuniones de la Corriente Democrática del PRI, de acuerdo con uno de los asistentes a esos encuentros sigilosos de 1986 y 1987

Sin embargo, 13 años después de que salió a la luz la principal disidencia que ha conocido el partido de gobierno, aún falta que un “corrientista” llegue a Los Pinos Y con la reciente decisión de Muñoz Ledo de impulsar su propia candidatura presidencial al margen del Partido de la Revolución Democrática (PRD), parece haber llegado a su fin la historia de un grupo de políticos surgidos del PRI que se propusieron cambiar al sistema, primero desde adentro y después desde afuera
Los pocos lazos que seguían uniendo a Muñoz Ledo y a Cuauhtémoc Cárdenas en torno de un mismo proyecto político terminaron de reventar el miércoles 25, cuando el primero se dijo abierto a aceptar postulaciones de otros partidos Ahora, incluso, existe la posibilidad de que Cárdenas y Muñoz Ledo, los dos pilares de la Corriente Democrática (CD), se midan en las urnas el 2 de julio del 2000, con lo que se reducirían, por simple matemática, las posibilidades de uno y otro de llegar a la Presidencia

Signo del desvanecimiento de la Corriente —que nunca actuó como grupo en el PRD—, puede ser el hecho de que el Consejo Nacional y el Comité Ejecutivo Nacional, los dos principales órganos de dirección del partido, están virtualmente desprovistos de expriístas, como nunca antes había sucedido Entre los 128 miembros de lista del Consejo no se pueden contar más de 20 expriístas, de los cuales apenas un puñado viene de la CD En el CEN, la minoría es más obvia: solamente uno de sus miembros alguna vez fue del PRI Por primera vez, en sus más de 10 años de historia, el cargo de presidente nacional (no interino) es ocupado por alguien que no tuvo militancia priísta

Pese a presiones y tentaciones gubernamentales, pese a disputas públicas entre ambos, Muñoz Ledo y Cárdenas se habían mantenido en el mismo bote Muchos de sus compañeros habían quedado en el camino, víctimas de la cooptación gubernamental, el asesinato o simplemente el enfado que les produjo una lucha larga y tediosa
Ahora Muñoz Ledo parece haber partido a nado hacia su propio horizonte

“La Corriente Democrática fue el movimiento de cambio más importante que ha habido en la vida política de México en los últimos 50 años”, dijo Muñoz Ledo al reportero Homero Campa, el mismo miércoles 25 “Fue un movimiento muy profundo, muy ciudadano, muy abierto, que tuvo la virtud y el defecto de no tener una organización, sino de ser más que nada un movimiento de opinión que conmovió los cimientos del sistema”

Para Muñoz Ledo, ese movimiento sigue vivo en el grupo Nueva República, que él encabeza, y que, a juzgar por el anuncio de la semana pasada, tiene un pie fuera del PRD “Nueva República y la Corriente Democrática tienen una similitud en el espíritu El problema de este país es ver quién tiene un proyecto de nación, quién tiene un proyecto de cambio y esos somos nosotros”

Proceso entrevistó a cuatro protagonistas del movimiento disidente que nació en el PRI la década pasada y que vivieron esa experiencia desde posiciones distintas y cuyos destinos políticos han sido variados A Ifigenia Martínez, Víctor Flores Olea, Cristóbal Arias y César Buenrostro se les preguntó sobre el legado de la Corriente Democrática, la relación entre Cárdenas y Muñoz Ledo y el futuro de estos dos políticos, que ya no lucharán en la misma trinchera

Se buscó también la opinión de Augusto Gómez Villanueva, Severo López Mestre, Gonzalo Martínez Corbalá, Leonel Durán y Vicente Fuentes Díaz, quienes no respondieron a numerosos mensajes dejados en sus oficinas, así como a Carlos Tello Macías, quien contestó, desde San Francisco, que no deseaba comentar sobre “cosas tan viejas”, y a Roberto Robles Garnica, quien dijo, en Morelia, que hablaría de “cualquier tema, astronomía, física, medicina, menos política”
Apoyo sin reciprocidad, el problema: Ifigenia

Por su condición de única mujer en el grupo disidente, y por ser anfitriona de la primera reunión formal de lo que más tarde sería la CD, los “corrientistas” llamaban afectuosamente La Corregidora a Ifigenia Martínez

La entrevista se realiza en el mismo sitio de ese encuentro, en la calle Dulce Olivia, en Coyoacán A punto de viajar al festival de Salzburgo, la exsenadora explicó así la postura de Muñoz Ledo, su compañero en Nueva República:

“Porfirio se ha puesto al servicio de la sociedad Quiere participar en la Alianza Considera que tiene la obligación se seguir la lucha por la democracia y, como tal, se pone a disposición de la sociedad Creo que tiene los méritos y lo correcto es que la sociedad decida (en la primaria de la Alianza) cuál de los dos perredistas es el mejor”

De acuerdo con Ifigenia Martínez, Muñoz Ledo “no quiere la candidatura del PARM, sino participar en la Alianza Creo que el PRD debe apoyarlo Lo más democrático es que haya dos precandidatos del PRD”

—¿No se restarían mutuamente votos en un proceso así?

—No lo creo Pienso que la gente de Porfirio no votaría por Cuauhtémoc y viceversa El resto de los votos sería para el precandidato que convenciera más Me parece que esa es la mejor solución

Ifigenia dice tener una buena relación con ambos políticos “Cronológicamente, conozco de más tiempo a Cuauhtémoc A los dos los traté en el Consejo Técnico de la CNC, cuando la presidía Augusto Gómez Villanueva Cuando Porfirio fue presidente del partido, me invitó a ser diputada federal, un ofrecimiento que yo había rechazado tres veces Después lo traté como secretario de Educación

“No desconozco las virtudes de la amistad He sido mucho más cercana a Porfirio, pero eso no significa que no soy amiga del ingeniero Cárdenas”

—Podría darse el caso en el que los dos sean candidatos a la Presidencia ¿Por quién votaría?

—Se lo contesto en mayo

Reflexiona un momento y decide adelantar ocho meses su respuesta: “Creo que por Porfirio No estamos hablando de cualidades personales, sino de la capacidad de poner a trabajar a un equipo La situación del país es tan delicada que, antes que a una persona, tenemos que escoger a un equipo, y el próximo presidente tiene que ser alguien que pueda hacer funcionar bien a ese equipo”

Se le pregunta cuál es el origen de los problemas entre Cárdenas y Muñoz Ledo No duda: “La falta de reconocimiento Porfirio apoyó a Cuauhtémoc en 1988 y en 1994, pero durante la campaña (de 1994) sucedieron cosas que enfriaron la relación Tengo la impresión de que ha habido unilateralidad”

—¿Hay reconciliación posible?

—Creo que sí, pero partiendo del reconocimiento En eso, Amalia (García, presidenta nacional del PRD) puede jugar un papel importante

—¿Se odian?

—No Lo que hay es una falta de reconocimiento Porfirio lo que quiere es tener la oportunidad de competir Se lo merece, por todo lo que ha dado al movimiento

—¿Usted no se ve fuera del PRD?

—¡No!

—¿Aun si se va Muñoz Ledo?

—Creo que el PRD debe cuidar y proteger a Muñoz Ledo Amalia debe encontrar la manera de hacerlo Y yo creo que la solución es una elección abierta en la alianza
—¿Esta situación marca el fin de la experiencia de la Corriente?

—No, no lo veo así Es una verdadera pena que (Cárdenas y Muñoz Ledo) no estén unidos, pero la Corriente tuvo muchos impulsores, entre los cuales ellos eran los más destacados La Corriente Democrática fue producto del análisis sereno, de una convicción colectiva de que las cosas debían cambiar Fue muy importante De ninguna manera fue una gota que cayó en el vacío

Lamentable personalización: Flores Olea

Exsubsecretario de Relaciones Exteriores y de Educación, Víctor Flores Olea participó “como observador” sólo en las primeras etapas de discusión de la disidencia priísta

En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari fue presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y representante ante la Organización de Naciones Unidas Pese a que se mantuvo en el gobierno hasta 1994 —desde entonces se ha dedicado al análisis político y ha publicado diversos libros, incursionando incluso en la dramaturgia—, Flores Olea ha mantenido una buena relación con los corrientistas que pasaron a la oposición, incluidos Cárdenas y Muñoz Ledo Incluso, en 1997, el PRD le ofreció ser candidato plurinominal a diputado federal

“Resulta lamentable que una expresión de significado histórico se llegó a personalizar”, comenta, cuando se le pregunta sobre el desenlace de la relación Cárdenas-Muñoz Ledo Sin embargo, agrega, “el esfuerzo de conjunto no termina No termina su significado Creo que lo que se ha dado en llamar transición, la profundización de la democracia en el país, no se hubiera dado sin aquel movimiento”

La Corriente, dice Flores Olea, “galvanizó la acción social a favor de la democracia Han sido varios años de esfuerzos fructíferos”

—La separación entre Cárdenas y Muñoz Ledo, ¿frena ese proceso?

—Es lamentable Sin duda daña el proceso de transición, aunque (éste) no se acaba Los dos son personajes paradigmáticos, pero la democracia no se acaba en lo que hagan ellos y estoy seguro de que cada uno por su lado seguirá empujando la transición
PML busca dividir: César Buenrostro

Antiguo colaborador del general Lázaro Cárdenas y amigo de juventud de su hijo, César Buenrostro es uno de los 10 firmantes del Documento de trabajo número uno, el primer texto de la CD que se hizo público, en octubre de 1986

Buenrostro dice que se fundó “en la aspiración de un México soberano y democrático” Y lo que logró en 13 años, “es mucho para un plazo tan corto”

Sobre la decisión de Muñoz Ledo, comenta que “es un hombre de talento, inteligencia singular y una hoja de servicios muy relevante Lamentablemente, ha ido más allá de la legítima aspiración personal de hacer avanzar sus ideas Se rebasa la línea de lo legítimo cuando no se antepone el proyecto común a las aspiraciones personales Y eso es lo que por desgracia ha hecho Porfirio”

Secretario de Obras Públicas y Servicios del gobierno del Distrito Federal, Buenrostro duda que se pueda dar una reconciliación entre Muñoz Ledo y Cárdenas, o, como él prefiere decirlo, “que Porfirio recapacite”

—Mucho me gustaría que revisara su actitud y tomara un sendero distinto, pero en la práctica el camino andado llega ya muy lejos Me parece que el propósito de Porfirio es dividir al campo democrático, pero no lo va a lograr porque está bien consolidado en torno del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas
Se le pregunta si un intento de reconciliación no debiera ser de dos vías

“Los hechos son contundentes El liderazgo de Cuauhtémoc Cárdenas se ha dado con base en una actitud congruente, persistente Ha sido el enemigo público número uno del sistema desde hace muchos años Eso es lo que le ha dado valor a Cárdenas a los ojos de la población”

Agrega: “Creo que los seguidores de Porfirio debieran cuestionar sus actitudes y posiciones personales, porque está pisoteando los principios en aras de un proyecto individual Eso es lo que yo veo en Porfirio Muñoz Ledo Y lo lamento porque reconozco su talento Pero no se vale que algo que él ayudó a construir ahora lo pretenda destruir”

Pierde el PRD: Cristóbal Arias

Nombrado secretario general de Gobierno de Michoacán cuando apenas rondaba los 30 años de edad, Cristóbal Arias se convirtió en uno de los principales dirigentes de la Corriente Democrática en esa entidad El otro era Roberto Robles Garnica, quien también había ocupado el mismo cargo en el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas
La lucha entre Arias y Robles —ambos fueron elegidos senadores por Michoacán en 1988— se parecía a la pugna a nivel nacional entre Cárdenas y Muñoz Ledo De acuerdo con la visión de los seguidores de Arias, Cárdenas tomó partido por Robles (quien acabaría por salirse del PRD y aceptar un cargo en el gobierno michoacano) Aún así, Arias no se desanimó y derrotó a Robles cuantas veces contendieron por cargos partidistas

Aunque en sus orígenes políticos estuvo fuertemente vinculado con Cárdenas y, después, fue compañero de bancada de Muñoz Ledo en el Senado, Arias no se alineó con ninguno Tomó partido por el tercer dirigente en tamaño en el PRD: Heberto Castillo De hecho, Arias mantuvo su apoyo a Heberto incluso en uno de los raros momentos de unidad que tuvieron Cárdenas y Muñoz Ledo: el apoyo de aquél a éste para que se convirtiera en presidente del partido, en el segundo congreso nacional del PRD, en julio de 1993 Esa distancia ha permitido al actual senador por Michoacán hacer una valoración desapasionada de Cárdenas y Muñoz Ledo, aunque le ha costado, dice, su marginación de los cargos directivos del partido

Localizado telefónicamente en Morelia, Arias dice que la separación entre los dos principales políticos perredistas no se debe a conflictos añejos —como la desaparición de la secretaría general del PRD, a la que aspiraba Porfirio, o el pleito público de ambos en el Zócalo, el 18 de marzo de 1994—, sino a los prolegómenos de la campaña de 1997, cuando ambos buscaron la jefatura de Gobierno del Distrito Federal

“No creo que la ruptura haya sido inevitable Sin desconocer problemas anteriores, creo que la ruptura se gestó en el 97 Porfirio estaba bien colocado para disputar la Jefatura de Gobierno y consideró que le correspondía la postulación Y Cuauhtémoc se tardó mucho en entrar en la contienda, empujado, creo, por los militantes duros que lo rodean Entonces, Porfirio se sintió desplazado

“Después, Porfirio calculó mal y creyó que Cárdenas terminaría en el DF su carrera política; pensó que no buscaría por tercera vez la Presidencia Quizá por eso no se inconformó cuando lo del DF: Pensó que él iba a ser el candidato presidencial Calculó mal No contó con que Cárdenas buscaría la Presidencia cuantas veces fueran necesarias

“Luego vinieron campañas de linchamiento contra Porfirio, promovidas por empleados del gobierno del Distrito Federal, como la carta de los diputados (que se manifestaron por Cuauhtémoc Cárdenas) Esos fueron actos políticos equivocados Sólo lograron que Porfirio se sintiera acorralado y llamara lambiscones a los diputados La verdad es que hubo una cargada parecida a las del PRI (a favor de Cárdenas)”

Arias opina que quienes minimizan el daño que la separación de Porfirio provoca al PRD caen en el autoengaño “Porfirio es polémico, pero es innegable su gran preparación y conocimiento del país Que yo recuede, y estoy en la política desde que tenía 18 años, no ha habido un mejor parlamentario en México Es tan sencillo como esto: el PRD tiene dos pilares, Porfirio y Cuauhtémoc, y le acaban de quitar uno Los perredistas debemos sentirnos preocupados Yo no sé si muchos militantes se van a salir del partido con él Lo que sí sé es que muchos simpatizantes del partido lo van a seguir La verdad es que hay un gran vacío en el partido y no va a ser fácil llenarlo”

Piensa que la salida de Muñoz Ledo del PRD ya es inevitable: “Ya no lo veo dentro del partido Ninguno de los dos va a desistir Y como se le ha tratado, Porfirio no va a retractarse Le han dicho lo mismo que nos dijeron en el PRI cuando éramos de la Corriente: traidor”

El efecto de la salida de Muñoz Ledo, agrega Arias, va a afectar al PRD en el 2000 “Es obvio que no nos sobran los votos”

Arias coincide en que la separación de Muñoz Ledo del partido hace caer el telón sobre la etapa de la Corriente Democrática En cuanto al legado de la CD, dice: “Haber logrado afianzar la pluralidad política Algo que al PAN le costó medio siglo, nosotros lo hicimos en apenas dos años Nuestro desafío hizo cimbrar al sistema”

Remata: “Aquí se cierra un ciclo No sé qué vaya a pasar, pero Porfirio va a ser un candidato de cuidado No sé quién le pueda atorar en un debate Nadie le ganó un solo debate parlamentario Quizá no gane la Presidencia, pero seguro ganará el debate”

Compartir

Reportera. Copyright © Todos los derechos reservados Noticias Puerto Vallarta. De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, reproducción y cualquier otro tipo de uso de los contenidos de este sitio.

error: ¡Atención!